Polideportivo

Se olvidaron que fue finalista olímpico (Por Alfonso Laso Ayala)

por el 22 julio, 2015
Referencias
 
 

Desde que fue finalista en las Olimpiadas de Londres en el 2012 los días de entrenamiento de Alex Quiñónez se fueron complicando. Su vida se transformó y al joven atleta esmeraldeño le costó integrarse a ese cambio. Su entorno no le ayudó demasiado y varias decisiones alrededor de él lo hicieron, prácticamente, desaparecer de las grandes competencias. Recién, hace pocas semanas, emergió en el Gran Prix Sudamericano realizado en Lima y logró las marcas para representar a Ecuador en los Juegos Panamericanos. Éstas están lejos de sus mejores tiempos pero al parecer está volviendo a lo suyo. Han regresado los técnicos que le llevaron a las Olimpiadas anteriores, pero sobre todo, al escucharlo, ha regresado el atleta con hambre que conocimos hace tres años midiéndose con los grandes velocistas del mundo.

Este martes debió competir en el tercer heat de la carrera de 100 metros planos en Toronto. No es su especialidad, lo suyo son los 200 metros, pero obtuvo una marca que le permitía estar en la línea de largada. Estábamos todos expectantes por la competencia pero de repente no apareció en la línea de largada. Solo llegaron ocho competidores, el carril número uno estaba vacío. Unos minutos antes en la página oficial de los Juegos Panamericanos constaba el nombre del Alex Quiñónez para ubicarse en dicho andarivel. ¿Qué pasó nos preguntamos todos?

El presidente del Comité Olímpico Ecuatoriano, Augusto Morán, un reconocido ex deportista, explicó que la organización, en un congresillo realizado en la noche, les había informado que Alex no iba a competir en los 100 metros, lo habían retirado. Seguramente así le informaron al máximo dirigente del nuestro olimpismo. El Jefe Técnico Metodológico del COE, Julio San Miguel, hombre con muchos años en el atletismo, ya le había dicho a Alex, días antes, que no iba a participar. Sin embargo su nombre seguía apareciendo en la información oficial como inscrito.  A partir de aquí, escuchar el relato del atleta de lo que ocurrió esa mañana es desgarrador e indignante. Llegó a entrenar y uno de los directores técnicos de la selección de atletismo, Luis Chocho le dijo que sí estaba inscrito pero Alex no tenía siquiera el número para participar. Con las gestiones del experimentado técnico se logró superar el problema pero apareció San Miguel que siguió insistiendo que no lo estaba.

Dice Alex que fue a sentarse a la tribuna para ver como corrían sus compañeras en los heats de 100 metros y luego miró las dos primeras series de los varones. Su sorpresa fue dolorosa al ver que para la tercera serie solo aparecieron 8 velocistas y que al ser presentados en el estadio enfocaron el primer carril, que estaba vacío, y lo nombraron a él. El ex finalista olímpico, indignado y luego de reclamar, comenta que la última versión que recibió de San Miguel fue que en realidad recién apareció inscrito en los 100 metros a las nueve de la noche del día anterior. No le dijo nada y al día siguiente siguió sosteniendo que no debía competir. Alex se sentó a llorar de impotencia.

Estos Juegos nos vienen entregando grandes actuaciones de nuestras y nuestros deportistas. Algunos han ratificado su nivel, otros han aparecido de manera fulgurante y también están los que no han estado a  la altura. Ya habrá tiempo de hacer una evaluación detallada pero lo que debería quedar claro en cada uno de los dirigentes, técnicos y entrenadores de estos atletas es que son ellos, los deportistas, la razón de su existencia. No al revés. El Comité Olímpico Ecuatoriano ha intentado controlar todos los detalles pero alguno se le ha escapado, que por supuesto puede ocurrir, lo que es inaceptable es que no se lo afronte correctamente. Y en este caso, que es de un atleta que supo ser el más importante de la olimpiada anterior, y a quien se lo debe cuidar, resulta penoso. Las marcas conseguidas en estos últimos meses parecerían indicar que Alex Quiñónez está volviendo, entonces hay que arroparlo y para eso hay que bajarse del pedestal donde, como vemos, algún técnico, de esos que “saben demasiado”, se ha acomodado.

Foto: www.flickr.com

 

Califica Aquí!
Tu calificación es importante para nosotros!
 
Interesante

 
Informativo

Calificación del Público
1Calificación

Gracias! nos ayudas a mejorar.