El volante de 35 años, actualmente sin equipo, podría convertirse en el nuevo refuerzo para el equipo carioca. El tiempo de contrato y el posible sueldo ya habrían sido pactados y solo falta la última palabra de la familia del “Toño”.

Su esposa e hija aún no se han pronunciado de si están seguras de querer acompañar a Valencia en esta nueva etapa en Brasil, ese sería el único impedimento.

Sin embargo, la dirigencia del Vasco Da Gama ha dicho que “Antonio es un jugador que nos interesa mucho, tiene buena proyección y creemos que puede ser un gran aporte al grupo.”

La presión del cierre de la ventana de fichajes le juega en contra al ex Manchester United por lo que tendrá que tomar una decisión en los siguientes días.

Valencia, quien fue ofrecido a equipos de Argentina, Turquía y Estados Unidos, está sin equipo desde que abandonó las filas de Liga Deportiva Universitaria a principios del mes de Julio debido a la pandemia del Covid-19, pero se ha mantenido entrenando en su casa en Quito y en Esmeraldas.