En lo que fueron los octavos de final de La Copa Del Rey, el Villarreal del ecuatoriano Pervis Estupiñán, venció por la mínima al Girona y consiguió un boleto a cuartos de final.

El Submarino Amarillo volvió a la senda del triunfo tras los dos empates sumados en La Liga contra el Granada (2-2) y el Huesca (0-0).

La gran sorpresa del encuentro fue que Emery salió a jugar con todo su ataque nacido en el siglo XXI, esta frescura y las ganas de ganarse un puesto entre tantas estrellas, hicieron que el partido fuera cómodo para el Villarreal. Por su parte, el Girona guardó jugadores para pelear en la zona del descenso del campeonato local, dejando un poco de lado a este torneo.

El 0-1 llegó en el minuto 19, en una acción nacida en la banda derecha del ataque del Villarreal. Manu Trigueros, asistido por Baena, estrelló un duro disparo desde la frontal en el palo izquierdo del Arijanet Muric y Yeremy, atento, cazó el rechace en el área pequeña para marcar a placer.

Las acciones de ataque amarillas no cesaron después del gol pero no pudieron ser concretadas por los jóvenes delanteros que se encontraban en un característico estado de ansiedad por marcar.

El segundo tiempo fue más para el conjunto local que inclinó la cancha a su favor pero se encontró con un sólido muro defensivo. Sin embargo, la acción más clara fue para la visita cuando Coquelin remató solo desde el punto penal pero el balón se fue desviado.

Pervis Estupiñán, que jugó hasta el minuto 83 en Montilivi, acumuló su tercera titularidad consecutiva en Copa del Rey. En el campeonato de LaLiga, en cambio, no es titular indiscutible desde la decimoquinta jornada y el protagonismo en el lateral izquierdo lo ha asumido el español Alfonso Pedraza, preservado en el juego de ayer.