El club Tigres de México entrenó este lunes en Buenos Aires con miras al partido de revancha del miércoles por la final de la Copa Libertadores 2015 ante River Plate, y lo hizo en la cancha de Boca Juniors, el archirrival de los ‘millonarios’.

“No se juega todos los días una final de la Libertadores. Hay que festejarlo más allá de todo y tratar de llevar el título para México”, dijo el mediocampista Diego Pizarro a la prensa luego del entrenamiento.

El cuadro dirigido por el brasileño Ricardo Ferretti está trabajando intensamente en la Bombonera y quiere convertirse en el primer equipo mexicano en ganar el máximo torneo de clubes de la Conmebol.

Tigres y River Plate se enfrentarán el miércoles en el estadio Monumental de Buenos Aires, luego de empatar sin goles en el encuentro de ida en Monterrey.

“Estamos cerca. Sabemos que depende de nosotros lo que podamos hacer. Tenemos que estar tranquilos y recuperarnos lo máximo porque hicimos un largo viaje”, dijo de su lado el volante uruguayo Egidio Arévalo Ríos.

Para el argentino Pizarro, “River tiene su historia, pero no va a hacer fácil para ninguno. El que juegue mejor se llevará la Copa”.

Por su lado, Arévalo Ríos destacó “el gran torneo” que hizo su escuadra en la Libertadores y confió en el resultado porque “este equipo siempre salió adelante, nunca se dio por entregado”.

Los Tigres tienen previsto repetir el entrenamiento la tarde del martes en el campo ‘xeneize’.

jos/cl

© 1994-2015 Agence France-Presse