La justicia brasileña condenó a penas de más de 20 años de cárcel a tres acusados de lanzar un inodoro en un estadio de fútbol que cayó encima de un hincha de un equipo rival y lo mató.

Los tres acusados –Waldir Pessoa Firmo (34 años), Luiz Cabral de Araújo Neto (30) y Everton Santiago Santana (23)– fueron condenados por el asesinato de Paulo Ricardo Gomes da Silva (26), fallecido al ser impactado por uno de los dos retretes lanzados en el entorno del estadio Arruda de Recife (noreste de Brasil), una vez finalizado el encuentro Santa Cruz-Paraná de la segunda división, el 2 de mayo de 2014.

Otras tres personas resultaron heridas en ese hecho, por lo cual los condenados también recibieron penas por intento de homicidio.

Firmo fue condenado a 22 años y medio de cárcel, Neto a 25 años y siete meses y Santana, que tenía antecedentes penales, a 28 años y nueve meses.

“Salimos más aliviados porque se hizo justicia. El dolor permanece, pero caminamos”, dijo el padre de Da Silva, José Paulo Gomes.

“Este juicio marca un nuevo tiempo. La sentencia pone fin a la incitación a la violencia, creo que dormiremos más tranquilos esta noche”, dijo por su parte la fiscal Dalva Cabral.

La prensa brasileña divulgó a los días del accidente imágenes del momento exacto en el que la víctima es golpeada por el inodoro lanzado desde una altura de unos 20 metros.

La televisión Globo citó entonces al profesor de Física Beraldo Neto, que aseguró que el joven recibió un impacto similar al de un objeto de 350 kilos, al estimar en 20 kilos el peso del objeto y la velocidad en unos 80 km/h.

© 1994-2015 Agence France-Presse

VIDEO