Retirada del fútbol profesional desde finales del año pasado,Abby Wambach fue arrestada el pasado mes de abril por dar positivo en un control policial tras saltarse un semáforo en rojo en Portand.

Wambach conducía bajo los efectos del alcohol y las pastillas -adicción que arrastraba desde hacía meses- después de haber acudido a una cena con amigos, según explica en su biografía “Forward”.

La ex goleadora, de 35 años, expresa su arrepentimiento y afirma que esa detención marcó un antes y un después en su vida: “Esa noche fue lo mejor que me pudo pasar. Si no hubiera sido humillada públicamente, tal vez no hubiera despertado”, afirma.

Wambach asegura que, desde ese día, ya no ha vuelto a consumir alcohol ni drogas: “Llevaré esa carga durante años, pero no me avergüenzo porque me ha llevado a lo que soy ahora”, explica.

Una lista de fármacos que oscilaba desde el Vicodin, un análgésico opioide, hasta el Adderall, considerado como un poderoso estimulante. “Llevaba mucho tiempo dormida, alejada de mi familia, amigos y de mí misma”, recuerda ahora Wambach, gran referente de su selección junto a otras futbolistas de la categoría de Alex Morgan, Mia Hamm, Carli Lloyd o Megan Rapinoe.

Todos estos detalles se desgranan en las páginas de Forward, cuyos cuatro epígrafes dejan escaso margen a las interpretaciones: Marimacha, Capitana, Lesbiana y Adicta. Wambach, que contrajo matrimonio con Sarah Huffman en el verano de 2015, aprovechó su relevancia mediática para el activismo homosexual. Sin embargo, sus excesos con las drogas y el alcohol también dieron al traste con su relación.

“Sarah fue una de mis salvadoras, porque fue una de las primeras personas que me puso delante de mis problemas”, confiesa Wambach, incapaz de asumir una nueva vida tras la retirada, pese a sus apariciones como comentarista televisiva en la ESPN y su participación en la campaña de Hillary Clinton. Apenas un año después del título mundial conquistado en Canadá, la guinda a una carrera jalonada con el oro en Atenas 2004 y Londres 2012, todo se desmoronaba a su alrededor.

Wambach participó en cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos (Atenas 2004 y Londres 2012) en sus 15 años de carrera deportiva, y ha sido la máxima goleadora de selecciones a escala mundial, con 170 tantos, logrando Balón de Oro femenino de la FIFA en 2014.

Fuente: diez.hn y sport.es/