Argentina le ganó la noche del martes a Bolivia 2-0 con autoridad y momentos de inspiración de Lionel Messi para quebrar un esquema ultradefensivo, en partido de la sexta fecha de la clasificatoria sudamericana al Mundial de Rusia-2018 disputado en el estadio Mario Kempes de Córdoba (centro del país).


Los goles fueron marcados por el lateral Gabriel Mercado, a los 20 minutos, y por Messi, a los 30, de tiro penal por dudosa infracción sancionada por el árbitro venezolano Jesús Valenzuela, ante unas 55.000 personas.

La gente disfrutó el resultado y el espectáculo, felices de ver a Messi y compañía en tierra cordobesa, lejos del estadio Monumental de Buenos Aires. Los argentinos saltaron al tercer lugar de las posiciones con 11 unidades, detrás de Uruguay y Ecuador, líderes con 13.

El césped del estadio cordobés no estuvo a la altura de un encuentro internacional, luego de ser arrasado por recientes recitales de las bandas roqueras Maná y Iron Maiden.

Messi marcó su gol número 50 en la selección. Sigue detrás de Gabriel Batistuta, máximo goleador histórico con 56 tantos.

dm/ma

© 1994-2016 Agence France-Presse