Los dirigentes de algunos clubes del fútbol argentino tiene una cosa clara: quieren la Superliga. Así, este nuevo formato de torneo profesional, en paralelo a la AFA y dirigido por terceros, tendría finalmente su creación y aprobación, luego de haber sido postergado durante 2016.

Según un informe de La Nación, la idea es que lo antes posible se confeccione el estatuto y sea firmado por los clubes. Sin embargo, aquí surgen los interrogantes, ya que hay que definir cómo será el reparto del dinero, tema para nada sencillo.

Según trascendidos, la Primera División se quedará con el 78% de los ingresos, a repartir entre sus clubes, con Boca y River como los que más recibirán. El 12% iría para la B Nacionaly el resto se repartiría entre las distintas categorías de AFA.

Fuente: Marketing Registrado