“Una final”, dijo el técnico del Bayern Múnich Pep Guardiola cuando le preguntaron por el partido ante la Juventus, el miércoles (19h45 GMT) en el Allianz Arena en la vuelta de octavos de la Champions (ida 2-2), un duelo entre el vigente campeón alemán y el italiano.

El equipo bávaro protagonizó una hora para enmarcar en la ida en el Juventus Stadium, pero se desmoronó en los últimos 30 minutos para permitir a los locales empatar y conservar sus opciones de superar la eliminatoria.

El Bayern, y especialmente su entrenador, no tienen margen de error. Con el Wolfsburgo ya en cuartos, la prensa alemana no perdonaría a Guardiola su anuncio de que dejará el club al final de la temporada para hacerse cargo del Manchester City el próximo curso.

Eliminado en semifinales los dos últimos años, primero por el Real Madrid y luego por el Barcelona, el vencedor en 2013 de la competición no conoce una salida en octavos de final desde que cayera en la temporada 2010-2011 ante el Inter de Milán.

Su goleada del sábado ante el Werder Bremen (5-0) le permitió conservar los cinco puntos de ventaja sobre el Borussia Dortmund en el campeonato y dio tranquilidad a un grupo que había perdido en casa ante el Maguncia (2-1) y luego empató ante el propio Dortmund (0-0).

‘Tomar a la Juve por la garganta’ 

Para el delantero Thomas Müller, “hay que tomar a la Juve por la garganta y aprovechar rápidamente las ocasiones de gol”.

El goleador de la Manschaft forma junto con el polaco Robert Lewandowski una eficaz pareja atacante (61 tantos entre ambos esta temporada). Guardiola tiene además donde elegir en las bandas; el brasileño Douglas Costa, el francés de 19 años Kingsley Coman, su veterano compatriota Franck Ribery y el holandés Arjen Robben.

Las dudas surgen en la defensa, en la que Guardiola ha sufrido una plaga de lesiones. Con Jerome Boateng (aductores) y Holger Badstuber (tobillo fracturado) lesionados, el español Javi Martínez ya ha empezado a trabajar con el grupo después de su operación en la rodilla.

“No nos podemos permitir el mínimo error, hay que estar concentrados durante 90 minutos”, señaló el capitán Philipp Lahm

Sin Dybala ni Marchisio 

En la ‘Juve’ el delantero argentino Paulo Dybala y el centrocampista italiano Claudio Marchisio, dos titulares indiscutibles, están lesionados en la pantorrilla y son baja, anunció el club este martes.

La ausencia de estos dos jugadores es un duro golpe para el técnico Massimiliano Allegri, que además no sabrá si podrá contar con el central Giorgio Chiellini y alberga dudas sobre el estado de forma del delantero croata Mario Mandzukic.

“Jugamos con demasiado respeto por ellos en la primera mitad en la ida, pero ahora sabemos que son vulnerables, no es por arrogancia, no olvidamos lo que nos pasó en la final del año pasado (derrota ante el Barcelona)”, declaró el internacional francés Patrice Evra, consciente de que su equipo debe retener la última media hora de la ida.

Después del partido de ida la Juventus ha encadenado tres triunfos en el campeonato, en el que es líder con tres puntos de ventaja sobre el Nápoles. Además su arquero y capitán Gianluigi Buffon está a tres minutos de batir el récord de imbatibilidad de la competición (lleva sin recibir un gol 926 minutos).

stt-sg/kn/pm