Joseph Blatter, el presidente dimisionario de la FIFA, estimó este viernes que las reformas de la instancia “son todavía más importantes” que la elección de su sucesor, dirigiendo así un mensaje a la UEFA del francés Michel Platini.

“En Europa hay un único tema: la elección del presidente. Sin embargo, las reformas que hasta ahora no hemos podido emprender son todavía más importantes”, escribió Blatter en un texto publicado el viernes en la revista semanal de la FIFA.

Un nuevo presidente de la FIFA será elegido en un Congreso extraordinario electivo, que tendra lugar entre diciembre de este año y febrero de 2016. Su fecha será anunciada el 20 de julio en un Comité Ejecutivo extraordinario.

Nuevas estructuras

Michel Platini, que ha solicitado en varias ocasiones la marcha de Blatter, es para muchos el favorito para sucederle, pero el suizo subraya que la UEFA tiene trabajo por hacer en lo que se refiere a la ética.

“Cuando la FIFA propone la puesta en funcionamiento de reglas de comportamiento ético en el conjunto de la organizacion, todas las confederaciones se oponen, menos Asia”, subraya el suizo. “La UEFA no tiene (…) todavía una Comisión de Ética y la Federacion Alemana (…) tampoco”, añadió.

En el plano de las reformas, Blatter estima que hay que “modificar las estructuras de tal manera que sean inatacables”.

“El Comité Ejecutivo debe ser elegido y controlado por el Congreso. Se deben efectuar tests de integridad independientes, por ejemplo por la Comisión de Ética”, estimó.

“Ocupar el puesto de presidente sólo tiene una importancia secundaria, aunque los focos te apunten. Espero que el Congreso no se deje deslumbrar, ya que es la FIFA lo que está en juego, ni más, ni menos”, aseguró Blatter.

Responsabilidad limitada

El dirigente suizo también subrayó que no se siente responsable del comportamiento de los miembros del Comité Ejecutivo de la organización.

“Estas últimas semanas, el descontento general contra la FIFA se ha dirigido principalmente contra mí. No tengo ningún problema con ello, soy capaz de defenderme”, escribió Blatter.

“Hago un llamamiento sin embargo a la buena fe de la opinión público. No sabría asumir una responsabilidad sobre miembros de un gobierno (el Comité Ejecutivo de la FIFA) que yo mismo no elegí”, añadió.

“El presidente de la FIFA debe trabajar con las personas designadas por las Confederaciones. No soy por tanto responsable en nada del comportamiento de los miembros de ese Comité”, subrayó Blatter, presidente de la FIFA desde 1998 y que a principios de junio anunció su dimisión, apenas unos días después de haber sido reelegido para un quinto mandato.

Esas declaraciones de Blatter llegan un día después del anuncio de la FIFA de la suspensión de por vida del estadounidense Chuck Blazer, de 70 años, exsecretario general de la Concacaf y exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA. Blazer es el informador clave de la justicia estadounidense en su investigación sobre la corrupción en la FIFA.

Ex aliado de Blatter, el estadounidense “cometió muchos actos de mala conducta de forma continuada y repetida durante su mandato como responsable en varios puestos de alto nivel en la FIFA y la Concacaf”, según afirmó la Federación Internacional en un comunicado el jueves.

Blazer se declaró culpable en noviembre de 2013 de diez acusaciones, entre ellas transferencias fraudulentas, blanqueo de dinero, evasión fiscal y corrupción. Los delitos pueden ser castigados con un total de 100 años de prisión.

Foto: Trome