Según el diario español “El País”, Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) , amenaza a Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y vicepresidente de la UEFA , con acudir a la vía justicial porque la carta enviada a la FIFA acusa al gobierno de prevaricar.

La carta firmada por los presidentes de cuatro federaciones territoriales de fútbol solicitando a la FIFA que intervenga ante lo que la Federación Española de Fútbol (FEF) considera injerencias gubernamentales del Consejo Superior de Deportes (CSD) ha abierto otra vía para la inhabilitación de Ángel María Villar.

El presidente del CSD, Miguel Cardenal, ha respondido a la misiva enviada a la FIFA por Juan Padrón (Federación de Canarias), Vicente Temprado (Madrid), Andreu Subies (Cataluña) y Vicente Delgado (Valencia) con otra carta destinada a los cuatro consejeros de Deportes de las respetivas comunidades autónomas de los federativos en las que advierte que el organismo gubernamental tomará medidas “que trascienden a la propia disciplina deportiva”.

La fiscalía, ante los presuntos delitos de malversación de fondos y administración desleal, puede ser el próximo destino de la documentación que acredita los presuntos tratos de favor al Recreativo de Huelva y al Marino de Tenerife por parte de la FEF y a instancias de Villar y Padrón, su hombre de confianza, según fuentes federativas. Esto podría, a su vez, derivar en una suspensión cautelar tanto de Villar como de Padrón mientras se resuelve el caso en la justicia ordinaria.

Es tan insólito como inaceptable que el presidente de la Federación de Fútbol de tu comunidad se dirija a una Federación Internacional para tratar de abortar una investigación”.

Aplicar la ley

El CSD sostiene ante las cuatro consejerías que la carta firmada por el cuarteto de directivos federativos acusa de prevaricar al Gobierno español. Cardenal defiende en su escrito que lo único que ha hecho es aplicar la ley y que en las alegaciones que Villar le mandó este no niega los presuntos tratos de favor al Recreativo y al Marino, lo que podría suponer “un menoscabo del principio de igualdad de los clubes con la consiguiente adulteración de la competición”.

Además, asegura el presidente del CSD que de la documentación que tuvieron que recabar personalmente dos funcionarios ante la negativa de Villar a entregarla de forma voluntaria “se constató, al menos indiciariamente, la existencia de infracciones muy graves a la disciplina deportiva por el posible incumplimiento de disposiciones estatuarias o reglamentarias”.

El modelo de la carta enviada por Cardenal a María Teresa Lorenzo (consejera de Turismo, Cultura y Deportes de Canarias, de Coalición Canaria); Rafael Van Grieken (Educación, Juventud y Deporte, de Madrid, del Partido Popular); Neus Munté (consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno de Cataluña, de CDC) y Vicent Marzá (de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de Valencia, de Compromís) es calcada en la forma y la dureza del fondo: “Es tan insólito como inaceptable que el presidente de la Federación de Fútbol de tu comunidad se dirija a una Federación Internacional para tratar de abortar una investigación sobre prácticas económicas presuntamente irregulares. Produce mayor indignación que el argumento que sostiene ese encubrimiento sea frontalmente contrario a la legislación española —que el uso de lo que consideran recursos privados constituya un espacio de impunidad inexistente en ningún ámbito de nuestra sociedad—, que se utilice como excusa una acusación tan gratuita como gruesa —un falso interés del Gobierno en el proceso electoral— y que se pida una intervención que de producirse determinaría la exclusión de nuestro país (clubes y selecciones) del ámbito internacional”. La intervención de la FIFA, inmersa, por su parte, en su propio proceso electoral para hallar un sucesor a Sepp Blatter, podría suponer que España no disputara la Eurocopa del próximo verano en Francia y que los clubes españoles fueran expulsados de las competiciones internacionales.

Pendiente de la reunión del viernes del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) en la que se decidirá si se le abre expediente, Villar, y los cuatro presidentes de territoriales que firmaron la carta, pueden verse también ante la justicia ordinaria.