Con la Copa del Mundo cada vez más cerca, la FIFA ha decretado que en esta ocasión se probará un nuevo sistema de detección de fueras de juego. Esta no es la primera vez que se hacen planes piloto en las citas mundialistas, en Rusia 2018 se usó por primera vez el VAR que terminó siendo un éxito y ahora se lo utiliza en la gran mayoría de competencias a nivel global.

Esta tecnología es semiautomatizada y ayudará a los jueces de línea con la detección más precisa de las posiciones ilícitas. El sistema envía un aviso automatizado al equipo arbitral de vídeo que con imágenes 3D podrá analizar con mayor determinación si el jugador se encuentra en off side o no.

Doce cámaras instaladas bajo la cubierta del estadio captan los movimientos del balón y hasta 29 puntos de datos de cada jugador, 50 veces por segundo, para calcular sus posiciones exactas sobre el terreno de juego. Los 29 grupos de datos recopilados incluyen las extremidades y partes del cuerpo que se tienen en cuenta para señalar un fuera de juego.

Además, el balón oficial de Catar 2022, el Al Rihla de adidas, incluirá en su interior un elemento decisivo para la detección de las posiciones antirreglamentarias dudosas: una unidad de medición inercial (IMU por sus siglas en inglés). Este sensor, situado en el centro del balón, envía un paquete de datos 500 veces por segundo a la sala de vídeo, lo que permite detectar con absoluta precisión el momento exacto en el que se golpea el balón. La multinacional alemana se ha mostrado como uno de los inversionistas en este sistema.

Una vez que el equipo arbitral de vídeo y el árbitro principal confirman la decisión, los mismos datos de posición usados para adoptarla generan una animación en tres dimensiones que detalla a la perfección la posición de las partes del cuerpo del jugador en el momento del contacto con el balón. Después, ésta es mostrada en las pantallas del estadio para demostrar a hinchas y equipos la posición adelantada.

Esta tecnología ya fue probada en otras competiciones FIFA como la Copa Árabe 2021 y tuvo una tasa de éxito suficiente como para que se la quiera implementar en el torneo de fútbol más importante del mundo.

“La tecnología semiautomatizada para la detección del fuera de juego es una evolución de los sistemas de VAR que se han implementado en todo el mundo. Este sistema es el resultado de tres años de investigación y ensayos de la FIFA y nuestros asociados”, declaró el presidente de la FIFA Gianni Infantino.