El ex jugador del Chelsea en la década de los 70, Gary Johnson declaró haber recibido un pago de 50.000 libras el año pasado, para silenciar el abuso sexual que sufrió por parte del jefe de ojeadores del Chelsea entre 1968 y 1979 ahora difunto, Eddie Heath, haciéndole firmar una cláusula de confidencialidad.

“Todos sus fans tienen derecho a saber lo que de verdad ocurrió. Espero y rezo porque otros clubes no permitan que esto quede tapado, nadie debe escapar de la justicia. Necesitamos total transparencia”, afirma Johnson, que jugó en el primer equipo del Chelsea entre 1978 y 1981. El ex delantero habría sido agredido sexualmente por Heath a partir de los 13 años dos o tres veces a la semana.

“Lo que me molesta es que fui al Chelsea a decirles que habían abusado de mí y me dijeron que debía probarlo”, cuenta el ex futbolista, “me hizo sentir como si ellos pensaran que estaba fingiendo”.

El Chelsea publicó una declaración sobre el caso en la que afirmaba haber contratado un bufete de abogados externo para llevar a cabo una investigación sobre Heath. El club londinense también ha contactado con la FA para colaborar en la investigación.