Tras el atentado en Inglaterra el lunes 22 de mayo de 2107 en el estadio de  Manchester Arena, el equipo ganador de la Premier League suspendió el tradicional desfile de campeón por las calles de Londres.

Chelsea consideró “inapropiado” salir a las calles a celebrar el titulo. El equipo del suroeste de la capital británica anuncio que realizarán donaciones para las víctimas del ataque.  “A la luz de estos trágicos acontecimientos, creemos que es inapropiado seguir adelante con el desfile de la victoria en Londres el próximo domingo”, publicó el club en un comunicado a través de su página web este miércoles.

Ademas como señal de respeto, los jugadores del club llevaran brazaletes negros en la final de la FA el próximo sábado frente a Arsenal.

Fuente: Marca