El centrocampista danés salió del hospital una semana después de su desvanecimiento sobre el terreno de juego y tras ser intervenido para implantarle un desfribilador automático.

El jugado del Inter de Milán, que el pasado sábado se desplomó durante el cruce entre Dinamarca y Finlandia por la Eurocopa, ha sido dado de alta este viernes tras colocarle un desfibrilador automático implantable (DAI) según informó la Unión Danesa de Fútbol.

La DBU afirmó en su cuenta oficial en Twitter que la operación fue exitosa y el futbolista de 29 años ha visitado a sus compañeros en la concentración de la selección danesa en Helsingør.

“Gracias por los muchos saludos, ha sido fantástico sentirlos. La operación salió bien y me encuentro bien de acuerdo a las circunstancias. Ha sido bueno ver a los chicos después del gran partido de anoche. Hincharé por ellos para el encuentro contra Rusia”, dijo el 10 danés en un comunicado.