Máxima indignación en Chile por lo que aseguran fue una trampa de Colombia durante el partido de eliminatorias al Mundial que enfrentó a ambas selecciones la tarde del jueves en Barranquilla y que terminó con empate a cero.

El seleccionado chileno puso el grito en el cielo al comprobar que un corte de luz, según ellos intencionado, convirtió su vestuario en un infierno durante el descanso del encuentro.

Sin aire acondicionado y con una temperatura superior a los treinta grados, los chilenos a duras penas pudieron recuperarse del esfuerzo del primer tiempo del vital encuentro clasificatorio.

Según destacan los medios chilenos, los jugadores de Pizzi no pudieron refrescarse y sufrieron la alta temperatura aumentada por la altísima humedad relativa que convirtió el ambiente en casi irrespirable.

“Es verdad, hay de todo. Es difícil jugar así, pero al menos sacamos un punto”, aseguró Arturo Vidal al término del encuentro. “Nos cortaron la luz, nos quedamos sin aire. Esto solo pasa en Sudamérica”, denunciaba su compañero José Pedro Fuenzalida.

La delegación chilena denunció además la falta de ventiladores en el vestuario y el propio seleccionador chileno se refirió al asunto, aunque restó gravedad al incidente. “No creo que en este nivel se recurra a una maña así“, dijo, aunque en Chile están convencidos de que así fue

En conferencia de prensa, el propio seleccionador chileno se refirió también al episodio, pero esta vez restando gravedad a lo sucedido. O al menos evitando generar más suspicacias sobre el proceder de los colombianos: “No creo que en este nivel se recurra a una maña así”, manifestó Macanudo.

Fuente: sport.es