Francia superó por 2-0 a Alemania, en un partido disputadísimo y que por muchos momentos tuvo cuesta arriba, y se metió en la final de la Eurocopa donde jugará frente a Portugal.

En la primera etapa el 0-0 parecía destinado a ser el resultado antes de irse al descanso, pero, ya con el tiempo cumplido, Schweinsteiger interpuso su mano en un centro y el árbitro no dudó en sancionar penal. Neuer no adivinó las intenciones de Griezmann y se tiró al palo contrario al que eligió el delantero francés.

A los 27, llegó la segunda anotación tras un error de Kimmich, Griezmann solo tuvo que puntear la pelota. El domingo los dueños de casa buscaran su tercer título continental, frente a Portugal que de la mano del jugador del Real Madrid, Cristiano Ronaldo quieren llevar a su selección a lo más alto de Europa.