La selección uruguaya vuelve a saborear un trago amargo con la lesión de su máximo astro, el goleador del FC Barcelona Luis Suárez, que obliga a los celestes a afrontar una nueva prueba de fuego, ahora en la Copa América Centenario.

Suárez, máximo goleador histórico de Uruguay y pieza vital del esquema del veterano DT Oscar “el Maestro” Tabárez, no podrá disputar, al menos en su inicio, la Copa América Centenario en Estados Unidos debido a una seria lesión muscular en el muslo derecho que sufrió este domingo en la final de la Copa del Rey ante el Sevilla.

Sin embargo, Tabárez decidió mantener su convocatoria si bien seguramente se perderá el debut del Grupo C ante México, el 5 de junio, y el segundo partido, el 9, con Venezuela. La Copa América Centenario se celebra del 3 al 26 de junio.

El jefe del cuerpo médico de la selección uruguaya, Alberto Pan, dijo este lunes en rueda de prensa tras una práctica que se manejaban con cautela las proyecciones de recuperación de Suárez, pero que se apuntaba a tenerlo a disposición “en las instancias eventuales de definición de la Copa”, si Uruguay accede.

‘El Pistolero’ sufrió “una lesión en el (músculo) semimembranoso de la pierna derecha” en la final de la Copa del Rey ante Sevilla (victoria del Barça 2-0 en la prórroga), informó este lunes el Barcelona en un comunicado.

La primera parte de la rehabilitación es en Barcelona, confirmó el propio club, aclarando que el próximo 1 de junio Suárez se incorporará a la selección uruguaya.

Según Alberto Pan, el Barcelona comunicó que Suárez tiene para tres semanas de recuperación, plazo que se consideró “un elemento aceptable” y acotó que “la sanidad del Barcelona se puso a disposición partiendo de la base del grado y las ganas tremendas de Luis de participar y aportar en la Selección”.

Las imágenes de Suárez abandonando el campo cojeando y llorando calaron hondo y repercutieron inmediatamente en todos los aficionados y periodistas deportivos locales que vieron caer en el termómetro las chances de Uruguay en Estados Unidos, aunque mantienen la esperanza de que “Lucho” esté disponible si se avanza de fase.

“Mala Pata”, tituló El Observador en su portada con una gran foto de Suárez saliendo de campo consolado por sus compañeros de ataque los astros Lionel Messi y Neymar Jr, al tiempo que indicó que “su participación en el torneo quedó comprometida”. “Dolor de Suárez. Se pierde el debut celeste (en la Copa)”, expresó El País en su frente.

Pero la fortuna de Uruguay ya había sido desafiada otras veces por ausencias forzadas de Suárez en instancias decisivas. Y si bien el plantel lo asumió con entereza porque se escudó en “el equipo” por encima de las individualidades, los resultados fueron dispares quedando en evidencia la importancia del goleador.

Con su ausencia, la principal responsabilidad artillera recae en Edinson ‘El Matador’ Cavani (París SG, FRA), quien no pasa por su mejor momento.

Cuando jugaba en Liverpool, ‘el Pistolero’ sufrió una seria lesión semanas antes del inicio del Mundial Brasil-2014 y todo Uruguay se puso a rezar. Pero “Lucho” tuvo recuperación récord y volvió para el segundo partido de primera fase ante Inglaterra anotando dos goles magistrales para un triunfo 2-1. Luego de ganar 1-0 ante Italia fue suspendido duramente de duelos internacionales por morder un rival.

La suspensión dejó a Suárez dos años sin lucir la celeste y obligó a Uruguay a jugar la Copa América de Chile 2015 sin él (cayó en cuartos), además de varios partidos de las clasificatorias sudamericanas al Mundial Rusia-2018, que comanda el elenco celeste sin su estrella máxima.

 “El grupo”, si falta ‘Lucho’ -Pero si hay algo habitual cuando hablan Tabárez y los jugadores es resaltar la importancia del “grupo”.

Antes de la lesión de Suárez, el volante/defensa charrúa Alvaro ‘Palito’ Pereira, un referente del equipo de Tabárez, dijo hace pocos días en rueda de prensa que Uruguay no debía ser calificado de favorito “porque hoy en día con los nombres no le ganamos a nadie, ni con la camiseta ni con los nombres…”.

Y otra vez “el grupo” será llamado a sacar adelante otra instancia sin ayuda del astro que estaba en su apogeo y no paraba de quebrar marcas -nunca había sido sustituido esta temporada, cerró la Liga como campeón con una tripleta ante Granada y como máximo artillero con 40 tantos. No es poca cosa.

Para Uruguay la vida sin Suárez es dura. Pero no imposible.

© 1994-2016 Agence France-Presse

Foto: @Uruguay