La Copa Oro, el torneo de selecciones más importante de la Concacaf, arranca el próximo martes poniendo en juego medio boleto para la Copa Confederaciones-2017 y dos plazas para la Copa América Centenario-2016.

Esta decimotercera edición de la Copa Oro se disputará en 13 ciudades de Estados Unidos, el país sede habitual, y en una más por primera vez en Canadá, con 12 selecciones repartidas en tres grupos para la primera fase.

En la llave A estarán Estados Unidos, Haití, Honduras y Panamá. En la B Costa Rica, El Salvador, Canadá y Jamaica. Y en la C México, Trinidad y Tobago, Cuba y Guatemala.

De esta docena de participantes, solamente cuatro han reconocido sus ambiciones de ganar el torneo. El resto lo afronta como un buen ejercicio para sus incipientes ciclos de trabajo.

El equipo de Estados Unidos es el rival a vencer porque se trata del campeón defensor y, en caso de ganar esta Copa Oro, en automático se clasificará a la Copa Confederaciones Rusia-2017.

El alemán Jürgen Klinsmann, seleccionador del cuadro norteamericano, ha establecido el compromiso de revalidar el título de la Concacaf para evitar tener que jugar una repesca por el pase a Rusia contra un equipo que podría ser México, adversario contra el que Estados Unidos ha jugado cinco finales de la Copa Oro con un balance de un título y cuatro subcampeonatos.

“El rival más fuerte sigue siendo México”, ha dicho Klinsmann sobre el Tricolor, que se presentará en la Copa Oro con una doble obligación de alzar el título.

– Urgencias e ilusiones – México necesita ganar el derecho de jugar el repechaje para la Confederaciones y, de paso, para sacudirse la vergüenza de haber sido de nuevo eliminado en la fase de grupos de la pasada Copa América, aunque esto haya sucedido con un equipo alternativo.

Para la Copa Oro, el técnico mexicano Miguel Herrera convocó a su plantel estelar con sus figuras de la legión europea, que ayudaron a ganar las ediciones de 2009 y 2011, entre ellos Andrés Guardado, Giovani dos Santos y Carlos Vela.

A pesar de reunir lo mejor de su arsenal, el Tricolor sufrió a última hora dos sensibles bajas: el defensa Héctor Moreno y el delantero Javier “Chicharito” Hernández, ambos por lesiones en partidos de preparación.

Por su lado, Paulo César Wanchope, técnico de Costa Rica, alzó la voz para postular al equipo tico como serio aspirante a acabar con el duopolio que México y Estados Unidos han establecido repartiéndose casi todos los títulos de la región.

“México es el favorito” pero “tenemos oportunidad de ganar la Copa Oro y hacer historia”, apuntó el timonel tico, quien espera confirmar la buena actuación que Costa Rica desplegó en el pasado Mundial de Brasil-2014 en el que llegó a cuartos de final bajo el mando del colombiano Jorge Luis Pinto.

El propio Pinto ha manifestado también su ambición de ganar la Copa pero ahora al frente de Honduras.

“Quiero ganar la Copa Oro”, ha subrayado el técnico a pesar de que llegará al torneo con menos de 10 partidos dirigiendo a la ‘H’.

El resto de los participantes jugarán la Copa Oro para foguearse de cara a sus respectivos procesos clasificatorios para la Copa del Mundo Rusia-2018.

Con toda su experiencia, el colombiano Hernán Darío Gómez, actual técnico de Panamá, ha evitado comprometerse a alcanzar el título de la Concacaf.

“Panamá ha ido a todas las Copa Oro que ha querido, pero nunca ha ido al Mundial, y ese es el principal objetivo”, ha establecido el exseleccionador de Colombia y Ecuador.

Pasajes a Copa Centenario

Para equipos como Panamá, la Guatemala del argentino Iván Sopegno y la Canadá del español Benito Floro, entre otros, la Copa Oro tiene un aliciente de consuelo: dos boletos para la Copa América Centenario 2016.

Ese torneo se jugará en Estados Unidos el próximo año con 16 selecciones, de las cuales 14 ya están definidas: las 10 pertenecientes a Conmebol, Estados Unidos y México –invitados de Concacaf-, Costa Rica –campeón de la Copa Centroamericana- y Jamaica –campeón de la Copa del Caribe-.

De acuerdo con el reglamento de la Concacaf, uno de los dos boletos restantes sería para el campeón de la Copa Oro siempre y cuando no esté ya clasificado.

Si el campeón de la Copa Oro 2015 ya está clasificado a la Copa América 2016, los dos boletos serán disputados por los siguientes cuatro equipos mejor clasificados (que no estén invitados) en dos series a ida y vuelta: el primero contra el cuarto y el segundo contra el tercero.

© 1994-2015 Agence France-Presse