El Manchester United afronta una temporada ilusionante, tras un curso en el que hubo más sombras que luces a las órdenes de Louis van Gaal, y se ha encomendado a José Mourinho para que lidere la transición para que el conjunto de Old Trafford vuelva a ser un equipo ganador.

Manchester United

 

Para conseguirlo, todo parece indicar que el técnico seguirá siendo fiel a su sistema predilecto, el 4-2-3-1, y utilizará al capitán Wayne Rooneycomo mediapunta para aprovechar sus cualidades frente a la portería rival. El entrenador portugués dejó claro en su presentación como nuevo inquilino del banquillo de los ‘diablos rojos’ que su intención es la de reforzar cuatro posiciones claves y por el momento el club inglés ya ha anunciado a tres fichajes para la próxima campaña: Zlatan Ibrahimovic(libre), Henrikh Mkhitaryan (42 millones) y Eric Bailly (38 millones), por lo que el United podría cerrar el mercado con solo una incorporación más en sus filas.

Pogba, el gran deseado

Las informaciones apuntan a que ese último hombre sería el francés de la Juventus Paul Pogba, por quien Mourinho estaría dispuesto a hacer una inversión récord para conseguir sus servicios y que el centrocampista regresara al que fue su club hace cuatro temporadas. Sin embargo, Pogba podría no ser el único mediocentro que recalara en el United, ya que su compatriota Blaise Matuidi, futbolista del París Saint-Germain, también está en los planes de Mourinho para reforzar la medular.

Una vez realizada la inversión en el centro del campo, el Manchester United estaría atento a otras opciones de mercado para acabar de apuntalar su plantilla, en especial en la zona defensiva, ya sea en el lateral derecho como en el puesto de central, posiciones que el técnico considera que podrían mejorar con un par de incorporaciones más.

Mourinho tiene un gran aprecio por César Azpilicueta, lateral español con el que coincidió en el Chelsea, y podría pedir su fichaje a la cúpula directiva que dirige Ed Woodward. Otro de los futuribles del conjunto de Manchester es el central Raphaël Varane, que bajo las órdenes del técnico luso exhibió su mejor nivel en el Real Madrid y podría buscar una salida para disponer de más minutos de juego que los que disputó la pasada temporada en el conjunto blanco.

Las bajas, la complicada tarea de Mourinho

Si sobre el papel el tema de las altas parece prácticamente solucionado, las salidas del equipo no parecen nada claras. Mourinho tiene una larga lista de jugadores con los que se ha especulado que no cuenta para el próximo curso, empezando por el español Juan Mata, con quien ya tuvo sus más y sus menos durante su etapa en el Chelsea, y que sería de los primeros en abandonar el barco liderado por el portugués.

Otros futbolistas de la actual plantilla como los holandeses Daley Blind yMemphis Depay, los belgas Marouane Fellaini y Adnan Januzaj y el italiano Matteo Darmian podrían salir de Old Trafford ante la llegada de Mourinho, pero todo dependerá de si las ofertas que lleguen a las oficinas del Manchester United sean del agrado del club.

A todo esto, Mourinho también tendrá que decidir qué hacer con la gran cantidad de jóvenes futbolistas que debutaron la pasada campaña con Van Gaal y si tienen sitio en la primera plantilla o si deberán salir cedidos en busca de oportunidades en otros equipos.

Con el dinero que obtuviera de las ventas, el club inglés podría cumplir las pretensiones de Mourinho en este mercado con una mayor solvencia, ya que los objetivos que se ha marcado el técnico no son nada baratos.

La Champions League, el principal objetivo

Tras finalizar quinto la pasada edición de la Premier League, Mourinho deberá disputar la Europa League, lo que supone un claro revés en su pretensión de crear un grupo que pueda competir con los grandes equipos europeos. En su presentación pública, el entrenador dejó claro que no clasificarse por la próxima edición de la Champions League “no es una opción” y que fijarse el cuarto puesto como objetivo sería un error que les volvería a dejar fuera de la máxima competición continental.

Mourinho sabe que para que su proyecto pueda tener el apoyo de los aficionados y la confianza de los dirigentes, eso pasa por que el Manchester United se consolide en Europa como un equipo temido por sus rivales, algo que no sucede desde la marcha de Sir Alex Ferguson.

Fuente: Mundo Deportivo