Mala jornada para los equipos ecuatorianos en el contexto sudamericano. La derrota 0-2 de Independiente del valle ante Bragantino se suma a las pérdidas de Liga y Barcelona en sus propios encuentros. Con goles de Bruno y Ramíres, el equipo brasilero supo mantenerse muy cómodo dentro del campo y no pasó sobresaltos. Los locales se quedaron con 10 a inicios de la segunda mitad.

El partido empezó muy trabado en la media cancha, ninguno de los dos encontraba los espacios para hacer daño al rival. Hasta que al minuto 18 y tras un tiro de esquina, Bruno se escabulló por detrás de la defensa y llegó completamente solo para cabecear sin esfuerzo al borde del área chica y abrir el marcador. El golpe despertó a IDV que salió a buscar el empate y tomó las riendas del partido pero no logró encontrarse con la red.

A los 13 minutos de empezada la segunda mitad, una acción peligrosa de Bauman generó que el árbitro vaya a consultar al VAR y decrete la expulsión del goleador argentino. Independiente se quedaba con uno menos y con un juego trabado.

A raíz de este acontecimiento, Bragantino asumió el rol principal de la obra y comenzó a dominar a placer dentro del campo de juego. Le bastaron 8 minutos desde la expulsión del jugador de IDV para que tras una formidable jugada colectiva, Praxedes habilite a Ramíres que definió de primera y cruzado para poner lo que sería el 0-2 final.

Los cambios no le rindieron fruto a Paiva que tuvo que cambiar el esquema de juego después de quedarse con un hombre menos en el gramado de juego. Los rayados del Valle intentaron volcarse para encontrar el tanto del descuento pero les fue imposible conectar al fondo de las redes.

Con este resultado, todavía queda el partido de definición en Brasil, pero si los ecuatorianos quieren imponerse deberán plantear un partido perfecto en tierras cariocas y salir a buscar el milagro.