El pasado 18 de diciembre el Trabzonspor  estrenó su nuevo estadio el  Medical Park Arena y los dirigentes esperaban el máximo cuidado por parte de la hinchada manteniéndolo en orden y buen estado.

A la institución le llegó una foto de un hincha que se había subido encima en la silla y la comisión directiva del conjunto tomó medidas ejemplares para el joven y el resto de público. La dirigencia localizó al hincha y lo sancionó con la limpieza de 10.000 plateas con la mayor intención de tomar conciencia sobre la importancia  de respetar y cuidar las instalaciones.

“No hemos hecho una broma cuando nos dijo que este era nuestro nuevo hogar. ¿Subirse a un asiento y dejar la marca de las zapatillas marcadas en nuestra nueva casa? Aquellos que lo hagan serán sancionados de inmediato”, manifestó el club en Twitter.

El infractor reconoció su error y declaró “El club observó que me subí a un asiento y me puso este castigo. Esta es nuestra propiedad, tenemos que protegerlo. Trabzonspor nos pertenece a todos” después de cumplir la dura tarea.