La tecnología del ojo de halcón fue creado para acabar con la polémica de si un balón ha entrado o no a la portería, sin embargo ya tuvo su primer fallo y se dio en el campeonato italiano cuando  jugaron la Sampdoria y el Génoa donde los primeros se impusieron por 2-1.

La jugada sucedió al minuto 39, cuando Silvestre, de la Samp, cabeceó un balón al larguero. Al botar de nuevo sobre el césped, fuera de la línea de gol. Pero según el Gol line Technology señaló que la pelota entró en la portería.

El árbitro se dio cuenta que el sensor indicó una anotación por lo que se vio obligado a hablar con su cuarto árbitro quien después de discutir la acción decidieron ignorar la tecnología y no dar por válido el gol.

Tras el partido la organización del Calcio comentó que el mecanismo tuvo un cortocircuito, pero recalcaron que van a seguir utilizando el sistema.

Foto: marca