El portero Marcos Danilo Padilha, una de las victimas del fatal accidente aéreo del Chapecoense fue elegido en forma póstuma como el mejor jugador del año en el fútbol brasileño.

Danilo jugaba desde 2013 en Chapecoense, equipo donde disputó 152 partidos. Fue clave en la serie de semifinales de Copa Sudamericana contra San Lorenzo, cuando en tiempo de descuentos atajó un remate de Marcos Angeleri para asegurar el histórico paso a la final, que debía disputarse frente al Atlético Nacional de Colombia.

Luego del accidente en Medellín, el portero había sido rescatado con vida, pero falleció después de ser intervenido quirúrgicamente. Sus paradas en la semifinal del torneo internacional contra San Lorenzo argentino le ha  ayudado a hacerse con este galardón con el 48 por ciento de los votos de los aficionados en internet.

El premio fue recogido por su madre, Ilaides Padilha, en una ceremonia en Río de Janeiro. “en nombre del Chapecoense quiero agradecer a todos su cariño y sus oraciones”, que protagonizó una emotiva imagen cuando se abrazó con un periodista compañero de los que fallecieron junto al equipo en el accidente aéreo. “Ojalá los futuros guerreros que vengan al Chapecoense sean como los que nos dejaron”, concluyó Padilha