Real Madrid de Zidane hizo historia en el Sánchez Pizjuán. Con el empate ante el Sevilla en la vuelta de los octavos de la Copa del Rey, los blancos alcanzaron la cifra de 40 partidos consecutivos sin perder, superando la mejor marca del fútbol español; los 39 que encadenó el Barcelona en la temporada pasada.

Hay que remontarse a abril de 2016 para encontrar el último tropiezo del madridista (ante el Wolfsburgo). Desde entonces, el Real Madrid presenta una trayectoria inmaculada de 30 triunfos y 10 empates; durante esta racha llegaron los tres últimos títulos conquistados por el club: Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

Estos 40 encuentros igualan el registro que firmó el Nottingham Forest en 1978. El siguiente reto de los blancos es la cifra de 42 partidos invicto que encadenó el Milán en la temporada 1991-92.