Que el FC Rostov sea uno de los representantes del fútbol ruso en la Liga de Campeones es poco menos que un milagro deportivo. El equipo del Don ha sido históricamente un club de media tabla hacia abajo. Lo normal es que pelease por la permanencia pero el subcampeonato del curso pasado le metió en la previa y ahí el equipo cumplió echando a históricos como el Ajax o el Anderletch.

Esos días de vino y rosas se han convertido en este curso en una campaña por la supervivencia. La creación de Kurban Berdyev, arquitecto del subcampeonato del curso pasado, pelea con una realidad complicada en lo institucional y lo económico. El FC Rostov está llevando una campaña irregular, muchas derrotas en esta temporada, y en serios problemas que amenazan su actual estatus.

A día de hoy, buena parte de la viabilidad del equipo depende en gran medida de los ingresos que puedan lograr en la Liga de Campeones. De ahí que cada punto sea poco menos que un tesoro. Para el equipo de Berdyev sumar un punto, aunque no le sirva clasificatoriamente, sí que es una bocanada de aire en una situación asfixiante. Los 12 millones de euros ingresados por su participación en la fase de grupos ya se han usado en ‘tapar agujeros’.

Según la agencia ‘Izvestia’, seis millones de euros fueron para pagar salarios y bonificaciones que se le adeudaban a los jugadores de pasadas temporadas. Y el resto, para pagar parte de las deudas tributarias ante elFondo de Pensiones de Rusia (FPR) y la Caja de Seguro Social (FIS). Una cantidad que aún es bastante mayor y que el club tendrá que solucionar en los próximos años.

Con todo, según los medios rusos, el asunto no se ha paliado. La actual plantilla no está contenta del todo con la gestión. Se les adeudan bonificaciones de este curso. El asunto es serio porque durante el verano pasado la Federación Rusa ya impuso la prohibición del club en el registro de jugadores por pagos atrasados ​​de deudas y traspasos.

Para remate, el club está cerca de perder a uno de sus principales patrocinadores, la empresa Agrocom, que poco antes del partido de ida ante el Atlético anunció que rompía su mecenazgo con el club por la falta de cumplimiento de los acuerdos contractuales. El asunto ha generado tanto revuelo en la región por la importancia del equipo, que las autoridades han intervenido y están mediando para que el Rostov no pierda una de sus principales vías de financiación.

En lo deportivo las cosas no marchan del todo bien. En los últimos cuatro encuentros (tres de liga, uno de Europa), tres derrotas y un empate.El equipo del Don es actualmente séptimo a 11 puntos de los puestos Champions.

Fuente: mundodeportivo.com