A un mes del comienzo de la Copa Confederaciones el nuevo estadio de San Petersburgo donde se jugará la final, fue cerrado por fallas en el gramado de juego debido a que grandes proporciones del cesped se desprendieron.

La Copa Confederaciones se jugará desde el próximo mes en Rusia, como preambulo del Mundial que se desarrollará en ese país en el año 2018, para lo cual a medida que pasa el tiempo se van entregando nuevos escenarios deportivos para los que serán estas competiciones organizadas por la FIFA. El Estadio de San Petersburgo donde se iba a disputar la final de la Copa Confederaciones decidieron cerrarlo por fallas en el cesped y en el techo.

El escenario deportivo estuvo aproximadamente 10 años en trabajos de reconstrucción, pese a que se tuvo varias dificultades en este tiempo para concluir la obra, la empresa Metrostroi entregó el escenario a finales del 2016 y es a partir de este año que el Zenit hizo de local en ese estadio, donde se detectó varias falencias en el gramado de juego y el techo por lo cual se determinó suspender todos los encuentros que se jueguen ahí, hasta el arranque de la Copa Confederaciones el 17 de junio fecha hasta la cual se le realizarán retoques urgentes  al Estadio de San Petersburgo.