El expresidente del fútbol guatemalteco Brayan Jiménez, extraditado de su país a Estados Unidos por el caso de corrupción en la FIFA, se declaró el miércoles inocente de los cargos en su contra ante un juez federal de Nueva York y quedó liberado bajo fianza, constató la AFP.

Jiménez, de 61 años, fue detenido el pasado 12 de enero en Ciudad de Guatemala y extraditado el martes, acusado de fraude, lavado de dinero y asociación delictiva en la megacausa que investigan las autoridades estadounidenses.

El exmandamás de la Fedefut, vestido con jersey blanco y jeans azules, escuchó los cargos leídos por el juez Ramón Reyes Jr y su abogada defensora Justine Harris respondió al magistrado que se declaraba “no culpable de todos los cargos”.

Jiménez fue colocado bajo arresto domiciliario a cambio de una fianza de 1,5 millones de dólares, incluyendo 75.000 USD en efectivo.

Estará alojado en Jersey City, en Nueva Jersey (este) y debió entregar su pasaporte. Volverá a presentarse ante la justicia el 13 de abril.

En total, las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción en la FIFA, que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre, incluyen a 39 personas, la mayoría exaltos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos compañías de marketing deportivo.

Doce individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.

– “Aliviado” -Jiménez, quien era miembro del Comité para Fair Play y Responsabilidad Social de la FIFA, había sido arrestado en estado de ebriedad en un exclusivo sector de la capital de su país después de estar varias semanas prófugo.

Estuvo recluido en la cárcel Mariscal Zavala, un cuartel militar modificado para resguardar a reos de alto impacto, antes de ser finalmente extraditado el martes.

“El señor Jiménez está aliviado de reunirse con su familia”, afirmó su abogada en breves declaraciones tras la audiencia.

“Está esperando enfrentar los cargos” en su contra, agregó.

Junto con Jiménez está involucrado el también guatemalteco Héctor Trujillo, secretario general de la federación de su país, detenido el 4 de diciembre en un crucero en Florida (sur).

Trujillo se declaró no culpable el 30 de diciembre y fue puesto en libertad condicional el pasado 7 de enero tras acordar pagar una fianza de 4 millones de dólares.

El escándalo afectó al expresidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, suspendido por seis años de toda actividad ligada al fútbol, al igual que el francés Michel Platini, presidente de la UEFA desde 2007.

El ítalo-suizo Gianni Infantino, ex secretario general de la UEFA, asumió el viernes pasado el máximo cargo de la FIFA en reemplazo de Blatter.

mar/ol

© 1994-2016 Agence France-Presse