El sindicato internacional de futbolistas FIFPro recomendó a los jugadores no fichar para algún club serbio debido a la falta de pagos.

El Informe Global del Empleo FIFPro 2016, publicado recientemente, ha concluido que el 68% de los futbolistas en ese país de la Europa del Este no recibe su salario a tiempo, y que el 89% de los que fueron transferidos a su club actual por cierta cuantía fueron presionados a aceptar la transferencia.

Ahora, en una medida sin precedentes, la federación serbia de fútbol ha destituido a los principales árbitros que dirimen las disputas entre los clubes y los jugadores, reduciendo aún más las oportunidades de que se respeten los derechos de los futbolistas.

En una decisión inesperada de su “comité de urgencia”, las autoridades del fútbol serbio no solo han destituido a los árbitros escogidos por el sindicato serbio de futbolistas, sino que además han nombrado a representantes que mantienen vínculos con los principales clubes, el Estrella Roja y el Partizán de Belgrado, para ocupar los puestos de presidente y vicepresidente de la Cámara.

El secretario general de FIFPro, Theo van Seggelen, declaró que “detestamos tener que hacer esto, pero nuestro trabajo es proteger a los jugadores”. Resaltó que los integrantes del club Radnicki 1923 Kragujevac no perciben pago desde el mes de agosto pasado por lo que ya anunciaron una huelga el 1 de diciembre.