La Federación de fútbol de Estados Unidos y las jugadoras de la selección femenina han llegado finalmente a un acuerdo sobre el convenio colectivo que amparará a las futbolistas los próximos cinco años. 

Tras meses de tensión y denuncias por parte de las jugadoras, la US Soccer accede a mejorar las remuneraciones económicos del equipo (el primer año, un 30%, según The New York Times), equiparará sus dietas a las de los futbolistas de la selección masculina e invertirá en la mejora y desarrollo de la liga NWSL.

“Estoy increíblemente orgullosa de este equipo y del compromiso que hemos demostrado a lo largo de todo este proceso”, ha manifestado la centrocampista, Megan Rapinoe. “Aunque creo que todavía hay muchas mejoras por hacer, la Asociación de Jugadores de la Selección Nacional debe de estar muy orgullosa de este acuerdo y sentirse motivada para seguir adelante”, añadió.

La lucha de las jugadores y la federación había llegado al juzgado, primero, y luego, a la Comisión de Igualdad de Oportunidades en los Estados Unidos (EEOC). Las futbolistas denunciaban el trato discriminatorio respecto al equipo masculino, que cobraba más en dietas, a pesar de ingresar mucho menos por patrocinio, amistosos y premios por torneos que el equipo femenino. Y es que, campeona en tres mundiales y cuatro Juegos Olímpicos, el año pasado el equipo que lidera Carli Lloyd proporcionó a las arcas de la Federación 20 millones de dólares más de beneficios que la masculina. La EEOC todavía no ha fallado a la denuncia de las futbolistas.

Las jugadores del equipo femenino se comprometen, por su parte, a jugar en la liga norteamericana, NWSL. Y veremos si se elimina la posibilidad de disputar otros torneos durante las vacaciones, como hacen este curso Lloyd y Alex Morgan, que ahora mismo juegan en el Manchester City y el Lyon, respectivamente.

“Creemos que este es otro paso importante para seguir impulsando el crecimiento del fútbol femenino en Estados Unidos”, dijo el presidente de la Federación Sunil Gulati. “Este acuerdo ayuda a asegurar la fuerza del equipo femenino nacional, a proporcionar estabilidad y potencial de crecimiento para la Liga Nacional de Fútbol Femenino y, a largo plazo, fortalecer el proceso de desarrollo de jugadoras de élite a nivel de base”, celebró.

El equipo nacional estadounidense jugará dos partidos contra Rusia esta semana, en Texas mañana, y en el BBVA Compass Stadium de Houston, el domingo.

Fuente: mundodeportivo