Esta historia de amor se dio frente a un estadio lleno en pleno partido de fútbol donde los protagonistas fueron un futbolista y una juez de línea. Durante un partido de fútbol de la liga eslovaca, antes del pitido inicial el futbolista de nombre Lubomir Vajecka se acercó a una de las jueces de línea se puso de rodillas y no dudó en pedirle matrimonio a Petra Lepackova, quien quedó completamente sorprendida con el hecho del que estaba siendo parte.