Gustavo Alfaro, director técnico de la Selección Ecuatoriana de Fútbol, conversó con los medios de comunicación luego de su debut en la derrota 0-1 contra Argentina en la Bombonera de Buenos Aires.

“En el arranque del partido respetamos a Argentina porque es un muy buen equipo. El partido se dispara  con una jugada controvertida, a mi me dejó muchas dudas porque era un penal de VAR. A pesar del poco tiempo de trabajo  se encontraron algunas sociedades. Creo que si el partido lo hubiéramos empatados no estaba mal”, señaló el DT.

Alfaro se mostró tranquilo por el arbitraje del chileno Roberto Tobar, salvo la jugada en la que pitó la falta penal. “Fue un buen arbitraje, fue un partido limpio y fuerte, porque se disputó con vehemencia, pero se jugó con buena intención, lo único controversial fue la acción del penal”.

En el 11 inicial que planteó el DT hubo caras nuevas y jugadores jóvenes, como Erick Ferigra o Moisés Caicedo, quienes debutaron con la camiseta tricolor. “Este es un equipo joven, me llevo las palabras del cuerpo técnico argentino que me dijo que apueste por estos muchachos porque tienen un futuro enorme, tenemos una camada de jugadores jóvenes que vienen cumpliendo una actuación notable en sus clubes. Ferigra jugó porque sabíamos que Argentina iba a atacar con tres hombres y quisimos tratar de cubrir a los tres puntas y darle salida a Pervis Estupiñán. Con eso buscamos que se adelanten Caicedo y Franco para tener generación de juego. Ya para el segundo tiempo cambiamos con Preciado para tener más profundidad”.

El martes 13 de octubre, la Tricolor recibe a las 16:00 a Uruguay en el estadio Rodrigo Paz Delgado por la segunda fecha de las Eliminatorias Sudamericanas al Mundial Qatar 2022. “Espero que contra Uruguay el equipo tenga el orden que tuvo hoy para plantear un partido incómodo, que tenga la agresividad que tuvimos hoy para ganar las disputas individuales, que tenga la mentalidad de jugar contra todos los rivales de la misma manera. La actitud este equipo no la debe negociar, podemos ganar o perder, pero la actitud no la podemos negociar”.