El nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, inició este martes una visita a Uruguay con postura favorable a la organización de un Mundial conjunto con Argentina en 2030, y señaló que espera que para 2026 ya sean 40 los equipos que participen en Copas del Mundo.


Infantino aterrizó en Uruguay pasado el mediodía local proveniente de Paraguay, en el marco de su primera gira tras ser elegido jefe de la FIFA luego del escándalo de corrupción en el organismo rector del fútbol mundial, que golpeó con fuerza a la región.

Precisamente, en rueda de prensa, el mandamás de FIFA, de 46 años, insistió en que su principal objetivo es hacer una gestión transparente de la institución.

“La transparencia en los actos comerciales sobre todo, la transparencia en los negocios. Es esto lo que se tiene que reglamentar mucho más que lo que fue el caso en el pasado”, expresó.

“Nos concentramos en la transparencia en los flujos financieros”, añadió.

“Si de verdad tenemos una transparencia de dónde viene y a dónde va el dinero (del) fútbol, habremos resuelto todo”, concluyó.

Reiteró que su plan es invertir 1.400 millones de dólares en el desarrollo del fútbol, el equivalente a 25% de las entradas de la FIFA. “Para mí no es suficiente, pero es tres veces más de lo que se hacía antes”, remató.

– Preocupación por terrorismo – Consultado por periodistas que lo esperaron en el Museo del Fútbol del mítico Estadio Centenario, que albergó la primera Copa del Mundo en 1930 ganada por los celestes, Infantino mostró su preocupación por el terrorismo y dijo que la ambición de la FIFA es poder concentrarse en el fútbol.

“El terrorismo claro que es una preocupación”, enfatizó el número uno de la FIFA.

“Queremos organizar fútbol sin hablar de política, sin hablar de violencia, sin hablar de religión, y dar un poquito de vida a la gente, de pensar algo fuera de los problemas que tienen todos los días”, expresó.

“Espero y esperamos todos que el terrorismo se quede fuera del mundo por supuesto y fuera del fútbol”, sostuvo. “No tenemos la ambición de solucionar los problemas del mundo, sino organizar fiestas de fútbol”, añadió.

– El Mundial de 2030 – Infantino, quien después de Paraguay y Uruguay proseguirá su gira por Bolivia y Colombia, volvió a referirse a la posibilidad de un Mundial organizado por Argentina y Uruguay en 2030, y dijo que es favorable a ese tipo de eventos compartidos entre países.

Pero, sostuvo, la institución debe “empezar más tarde este año con todo el procedimiento para el Mundial 2026”. “Después vamos a hablar del Mundial 2030”.

Antes “el presidente de la FIFA votaba y ahora no vota más en esta decisión. Ahora es el Congreso con las 209 federaciones de la FIFA que van a votar”, sostuvo. “Yo soy favorable a la coorganización” de Mundiales entre países, reiteró.

El lunes en Paraguay había dicho que “el 2030 es un año muy importante. Son 100 años del primer Mundial. La historia se tiene que respetar”.

El único Mundial organizado por dos países estuvo a cargo de Japón y Corea del Sur en 2002.

Los presidentes de Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Argentina, Mauricio Macri, anunciaron en enero que sus países pelearán juntos por organizar la centenaria justa mundialista, cargada de significado para los amantes del fútbol.

Vázquez anunció el lunes, según medios locales, que planteará formalmente a Infantino el interés de Uruguay y Argentina en organizar ese certamen cuando se reúna con el dirigente el miércoles en la sede de gobierno, en un encuentro que será cerrado a la prensa.

Infantino recibió para su elección el apoyo en bloque de la Conmebol, integrada por diez federaciones, en el Congreso de la FIFA del 26 de febrero que lo invistió en sustitución de Joseph Blatter, en medio del peor escándalo de corrupción que recuerde el fútbol mundial.

– Infantino en la vuelta de Suárez – Infantino será testigo este martes del reencuentro del público uruguayo con su ídolo, el artillero del Barcelona Luis Suárez, quien había sido suspendido por nueve fechas en el Mundial de Brasil 2014 por morder a un rival.

Suárez hizo su vuelta triunfal en el duelo ante Brasil disputado en Recife el viernes pasado, partido que los celestes remontaron desde el 2-0 hasta el empate con un gol del delantero.

Pero para los uruguayos, el verdadero retorno de Suárez, el que realmente cuenta, será el partido ante Perú este martes en el estadio Centenario, por la sexta fecha de la eliminatoria hacia el Mundial de Rusia-2018.

Infantino será uno de los espectadores de ese choque que marcará el reencuentro del goleador con su parcialidad, y que dependiendo de los resultados de la fecha, podría significar la punta del clasificatorio para Uruguay.

El encuentro tendrá lugar a las 20H00 locales (23H00 GMT).

De Uruguay, Infantino partirá rumbo a Bolivia el miércoles al mediodía.

En Bolivia, Infantino es esperado por la nueva cúpula de la Federación de fútbol de ese país, donde tiene previsto jugar un partido el jueves contra un equipo liderado por el presidente Evo Morales, un conocido aficionado al fútbol.

Su visita a la región terminará el mismo jueves en Bogotá, donde también será recibido por el presidente, Juan Manuel Santos.

bur-mr-llu/prz

© 1994-2016 Agence France-Presse