“Siempre me voy a sentir jugador de fútbol”, dice la leyenda Juan Sebastián Verón, que a los 41 años vuelve a la práctica profesional siendo presidente de Estudiantes de La Plata en Argentina.

Verón, que había abandonado la práctica profesional en mayo del 2014, retornó como presidente-jugador con el principal objetivo disputar la Copa Libertadores con Estudiantes.

En el primer partido ante su público en Argentina, ‘La Brujita’ jugará el viernes contra San Lorenzo en Mar del Plata -400 km al sur de Buenos Aires- y, antes de ese duelo el volante se probó en un amistoso a puertas cerradas el martes contra el boliviano de Sport Boys en City Bell, que terminó 1 a 1.

“Me sentí mejor de lo que esperaba”, dijo Verón al terminar ese partido, observado por el entrenador Nelson Vivas, que había dicho que para jugar el viernes necesitaba confirmar si estaba físicamente bien.

La vuelta de Verón, que durante su carrera pasó por Estudiantes, Boca, Sampdoria, Parma, Lazio, Manchester United, Chelsea, Inter y la selección argentina, tiene que ver con impulsar la construcción del nuevo estadio de su club, en la ciudad de La Plata, a 62 kilómetros de Buenos Aires.

Un regreso con metas

En octubre, la Bruja había prometido retomar su carrera de futbolista si se vendía el 65% de los palcos de la cancha, cuyas obras culminarán durante el 2017.

Su primer partido, en la victoria de Estudiantes ante el Bahía por 1 a 0, en el marco de la Florida Cup, en Estados Unidos, lo mostró impecable, tanto desde lo físico como desde lo futbolístico.

“Me sentí bien, mejor de lo que pensaba después de tanto tiempo. El ritmo te lo da el entrenamiento con pelota y los partidos, así que ir profundizando en eso para llegar con ritmo. Bastante bien, no digo muy bien, pero sí bastante bien”, analizó Verón, ídolo de la hinchada ‘pincharrata’.

El contrato de Verón incluye el sueldo mínimo para un jugador profesional, que además será donado al desarrollo del club, por lo que el retorno será gratis.

Verón surgió de las inferiores de Estudiantes de La Plata, de donde se fue en 1996. En 2006 volvió al club de sus amores y logró salir campeón del torneo argentino.

Luego, en el 2009, consiguió la cuarta Copa Libertadores para Estudiantes, al vencer al Cruzeiro en la final. A fines de ese año perdería la definición del Mundial de Clubes, ante el Barcelona de Lionel Messi y Pep Guardiola.

El retiro de Verón ocurrió en el 2014, año en el que se presentaría como candidato a presidir la institución.

El 5 de octubre de 2014, el hijo pródigo de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, logró un triunfo electoral que lo catapultó al máximo pedestal del club. Ahora volvió a tocar la pelota, de manera inédita en el fútbol argentino, como presidente-jugador.

Fuente: Conmebol