El equipo infantil del FC Barcelona ganó el prestigioso torneo World Challenge Cup en Tokio, al ganar 1×0 al conjunto japonés Omya. Después los menores que perdieron empezaron a llorar y los jugadores catalanes decidieron ir a consolarlos en vez de festejar.

Foto: lavanguardia