Un nuevo capítulo del escándalo de corrupción de la FIFA se inauguró este viernes con la extradición a Estados Unidos del expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, y la confirmación del envío a Uruguay del detenido expresidente de Conmebol Eugenio Figueredo.

La extradición de Figueredo, también exvicepresidente de la FIFA, fue confirmada por Suiza y por el fiscal del caso en Uruguay, Juan Gómez, en tanto la Oficina Federal de Justicia (OFJ) anunció el envío a Estados Unidos de Li.

En el caso de Figueredo, la justicia suiza dio prioridad al país sudamericano sobre Estados Unidos, que también pedía al exdirigente de 83 años para juzgarlo, por considerar que en su país deberá responder por un mayor número de casos.

“La OFJ optó ayer (jueves) por acordar la prioridad a la demanda de Uruguay”, afirmó el organismo en un comunicado, confirmando la información adelantada a la AFP por el fiscal Gómez.

Aún se desconoce cuándo se llevará a cabo la entrega de Figueredo. El fiscal uruguayo dijo que la justicia suiza tiene “hasta el 30 de diciembre” para completar la extradición.

“A petición de Estados Unidos, Uruguay podría también procesar a Figueredo por obtención fraudulenta de la nacionalidad estadounidense”, cargo del que se lo acusa en Estados Unidos, según la justicia suiza.

Li en tanto, “fue extraditado hoy (viernes) hacia Estados Unidos. Dos policías estadounidenses se hicieron cargo de él en Zúrich y lo custodiaron en el vuelo con destino a Nueva York”, escribió la OFJ en un comunicado fechado este viernes.

“Eduardo Li fue detenido el 27 de mayo de 2015 a pedido de las autoridades estadounidenses. El 29 de septiembre, la OFJ autorizó su extradición hacia Estados Unidos. El 11 de diciembre, Eduardo Li retiró el recurso contra la decisión de la OFJ que había presentado ante el Tribunal Penal Federal. De ese modo, la OFJ pudo proceder a su extradición”, agregó.

– Los cargos –

Figueredo es sospechoso de haber aceptado sobornos millonarios a cambio de otorgar a una sociedad de comercialización estadounidense los derechos para la difusión de partidos de fútbol por televisión.

El dirigente fue vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (conocida como Conmebol) entre 1993 y 2013, año en que asumió como presidente, y encabezó la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) entre 1997 y 2006.

Li, de acuerdo a información divulgada por la OFJ en setiembre, es sospechoso de haber aceptado sobornos por parte de una empresa estadounidense “para la atribución de derechos de marketing para los partidos de clasificación para el Mundial de 2018”.

– La suerte de los dirigentes –

La abogada defensora de Figueredo, Karen Pintos, dijo a la AFP en Montevideo que el estado de salud del dirigente de 83 años es “delicado”.

“Él padecía una enfermedad anterior a la privación de libertad que se agudizó estando en prisión”, señaló.

Debido a su estado de salud y edad avanzada, Figueredo tendría la posibilidad de cumplir la pena en régimen de prisión domiciliaria. “Es un beneficio previsto por la justicia uruguaya y yo, como defensa, la voy a solicitar”, dijo Pintos.

La abogada también confirmó que Figueredo está dispuesto a llegar a un acuerdo con la justicia uruguaya a cambio de cooperar con las investigaciones. “Él está dispuesto a colaborar”, recalcó.

Fue detenido al igual que Li el 27 de mayo en Zúrich junto a otros dirigentes de la entidad.

Esta semana fue extraditado a Estados Unidos el paraguayo Juan Ángel Napout, expresidente de la Conmebol y vicepresidente de la FIFA, quién quedó en libertad condicional, tras haber sido detenido el 3 de diciembre en Zúrich junto al presidente de la Concacaf, el hondureño Alfredo Hawit.

De los dirigentes que figuraban como presidentes de las 10 asociaciones sudamericanas en 2013, año en que la Conmebol acordó los cuestionados derechos de televisación, ninguno se encuentra hoy al frente de sus entidades.

La lista es frondosa: Julio Grondona (Argentina, ya fallecido), José María Marín (Brasil), Rafael Esquivel (Venezuela, preso), Carlos Chávez (Bolivia, preso), Juan Angel Napout (Paraguay), Luis Chiriboga (Ecuador, preso), Manuel Burga (Perú, preso), Luis Bedoya (Colombia), Sergio Jadue (Chile) y Sebastián Bauzá (Uruguay). Bauzá es el único que no ha sido señalado por la justicia.

También en Suiza, el abogado de otro de los involucrados en el escándalo, del presidente de la UEFA Michel Platini aseguró que su cliente es inocente, a tres días de que la justicia interna de la FIFA emita su fallo por la investigación de un pago de 1,8 millones de euros que recibió del dimisionario titular de la FIFA, Joseph Blatter.

El llamado ‘Fifagate’ se destapó el 27 de mayo cuando la fiscal general (ministra de Justicia) de Estados Unidos, Loretta Lynch, dio a conocer un escándalo de sobornos, lavado de activos y fraude electrónico en la FIFA. Ese mismo día fueron detenidos los directivos de la FIFA en Zúrich.