La Juventus de Turín y el Milan se enfrentan el sábado (18h45 GMT) en la final de la Copa de Italia con el objetivo de ganarla, pero por motivos diferentes: adornar una decepcionante temporada y lograr el billete para Europa para los ‘Rossoneri’, y poner el broche de oro a una exitosa temporada para la Vecchia Signora.

Como es tradición en Italia, ambos equipos fueron recibidos en El Vaticano por el Papa. Aunque uno necesitará casi un milagro para levantar la Copa.

No en vano ambas escuadras llegan a esta final con trayectorias divergentes. Campeona del ‘Scudetto’ por quinta temporada consecutiva, la Juventus encadena una serie de 25 triunfos consecutivos, un empate, y una derrota anecdótica ante el Hellas Verona una vez el título estaba asegurado.

Seguros de su superioridad, los ‘bianconeri’ confían en repetir el doblete conquistado la temporada pasada, antes de ver cómo la mayoría de su tropa abandona Turín rumbo a Francia para disputar la Eurocopa.

El Milan se juega el título, y también su participación en competiciones internacionales la próxima temporada. Si gana obtendrá billete directo para la Europa League, pero en caso de derrota se quedará sin viajar por el continente por tercera temporada consecutiva.

Séptimo en la Serie A, superado incluso por un conjunto ostensiblemente más modesto como el Sassuolo, el conjunto lombardo ha vivido una temporada para olvidar.

– “Hábitat natural” –

Ni siquiera el relevo en el banco a mitad de temporada mejoró la situación del equipo. Cristian Brocchi ha servido para mejorar los pobres guarismos logrados bajo la dirección de Sinisa Mihajlovic.

El reto se antoja por tanto complicado para el conjunto milanista, pero su presidente, Silvio Berlusconi, que se encuentra en negociaciones con inversores chinos para la venta del club, estimó que la victoria “daría otro sentido a la temporada”.

Según medios deportivos italianos, Berlusconi se habría dirigido a sus jugadores señalando la clasificación europea como “hábitat natural” del Milan.

El cuadro ‘Rossonero’ se apoyará en el delantero colombiano Carlos Bacca, uno de los pocos jugadores que ha rayado a un nivel esperado, junto al centrocampista Giacomo Bonaventura, o el joven portero Gianluigi Donnarumma.

La Juve, que se impuso a su rival del sábado en sus dos enfrentamientos ligueros (1-0 y 2-1), no podrá contar con su defensa Leonardo Bonucci ni con el centrocampista alemán Sami Khedira.

Pero sí estarán sobre el césped del Olímpico de Roma Paul Pogba, Mario Mandzukic o el argentino Paulo Dybala, grandes artífices junto al portero Gianluigi Buffon y a su hermética defensa de la gran temporada del equipo turinés. Suficiente para hacer temblar al Milan.

– Programa de la final de la Copa de Italia (horario GMT):

Sábado:

(18h45 GMT) AC Milan – Juventus de Turín