Tras la denuncia que recibió Messi y su padre el pasado 24 de Mayo, donde se decretó la condena de 21 meses de cárcel por tres delitos contra la Hacienda. Ayer el fiscal aceptó sustituir  la condena de cárcel por una multa de 510.000 euros.

El ministerio público aceptó suspender la pena del futbolista y su padre, teniendo en cuenta que son “delincuentes primarios”, que carecen de antecedentes penales, y que ambos aceptaron devolver a Hacienda los 4,1 millones de euros defraudados, por lo que no quedan cantidades pendientes de pago en concepto de responsabilidad civil.

Según ha informado fuentes jurídicas, la fiscalía se mostró favorable  frente a la suspensión de la condena de prisión de Messi. La suspensión de cárcel se mantendrá siempre que el futbolista no vuelva a delinquir durante el tiempo de condena.