Después de la huelga de árbitros en México que reclama más respeto, la pérdida económica fue alta en un costo promediado de todo lo que se gasta y se invierte en una jornada como publicidad en medios, gasto de aficionados y más.

La jornada 10 de la Liga MX donde participan varios ecuatorianos no se jugó este fin de semana debido a que los árbitros decidieron no pitarla, en protesta a las sanciones impuestas contra Ricardo Peláez y Pablo Aguilar.

Los árbitros adujeron que son víctimas de reiteradas agresiones físicas y verbales y exigen un mayor nivel de respeto por parte de los jugadores, directores técnicos y hasta dirigentes hacia los árbitros.

Al no jugarse la fecha 10 del Clausura diario AS México, señaló que  tuvo una pérdida de 50 millones de pesos, que sería un valor promedio de todo lo que se gasta e invierte en una jornada del fútbol mexicano. “Es un costo promediado de todo lo que se gasta y se invierte en una jornada: publicidad en medios, gasto de aficionados, gasto de lo que cuesta abrir un estadio, gastos de comida”, indicó Javier Salinas, experto en negocios deportivos y ex directivo de la Liga MX y de la Federación Mexicana de Fútbol.

Pero así mismo recalcó que el dinero que no ingresó este fin de semana, no afecta a la Liga MX. “La Liga no ingresa ningún dinero por jornada, la pérdida se da más por lo que se gasta en los partidos y lo que pasa por televisión”, finalizó.

Foto: Univisión