La Selección de Estados Unidos femenino insiste en percibir los mismos salarios que la masculina y a su vez amenazan con una huelga de hambre.

Las jugadoras de la selección de fútbol de Estados Unidos han reclamado su derecho a cobrar lo mismo que los futbolistas del combinado masculino, amenazando con una huelga en caso de que no se atiendan sus peticiones, pese a haber ganado tres Copas del Mundo y cuatro oros en Juegos Olímpicos; se han posicionado de forma clara para conseguir una igualdad salarial por los méritos deportivos acumulados en los últimos años.

Carly Lloyd en una entrevista para un medio estadounidense manifestó: “Nosotras somos el Dream Team de Estados Unidos; estuvimos en lo más alto y creo que somos las número uno en la historia del deporte femenino de nuestro país”, las seleccionadas perciben de 100 mil dólares por los 20 partidos anuales, mientras que la selección masculina cobra 300 mil dólares.