La jueza María Servini de Cubría decidió que un grupo de veedores judiciales se encargue de fiscalizar las acciones administrativas de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), luego de los escándalos ocurridos por el FIFAgate.

A continuación la nota de T y C Sports

Esta medida no se trata de una intervención directa, decisión que llevaría a la FIFA a castigar a la AFA con la desafiliación provisoria, sino solo de un control de ingresos y egresos del edificio de la calle Viamonte. Tanto Luis Segura, presidente, como el resto de los dirigentes, seguirán ocupando sus cargos como hasta el momento. La diferencia radica en que, desde ahora, toda erogación de dinero deberá ser aprobada por el veedor asignado, de modo tal que la Justicia pueda rastrear todos los movimientos en los que la máxima entidad del Fútbol Argentino participe.

Según el escrito de la legisladora porteña Ocaña, el pedido se basa en las denuncias que se dieron a conocer por el Departamento de Justicia de Nueva York, Estados Unidos, en los que AFA aparecía involucrada en desvíos de dinero, coimas y retornos ilegales. “En AFA hay corrupción. Fue utilizada para lavar dinero”, aseguró la diputada en declaraciones a Sportia. Y, más allá de la denuncia de la justicia norteamericana, la investigación y la nueva medida apunta a conocer el origen y destino de los fondos destinados por el Estado Nacional para Fútbol Para Todos.

”Solicito a V.S. (…) disponga la designación con carácter de urgente de un veedor judicial en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) a efectos de resguardar la adecuada aplicación y administración de los fondos públicos que recibe la institución en el marco del programa Futbol para todos  dependiente de la Jefatura de Ministros del Poder Ejecutivo Nacional”, fue el pedido de la diputada Ocaña.