El seleccionado brasileño es el puntero de las eliminatorias sudamericanas, acumulando 27 puntos, y dos victorias más podrían dejarlo clasificado a  Rusia 2018. Por lo cual, el estratega junto a su cuerpo técnico confiará de nuevo en  el sistema utilizado para  el vestuario desde que asumió el cargo de la selección.

Las botas “Robocop”, como las llamó la prensa brasileña, son el arma secreta que goza el equipo “verdeamarelo” para lograr que sus jugadores resistan teniendo en cuenta la seguidilla de encuentros y el desgaste que implica jugar en un gigante de América y el mundo.

Estas famosas botas ayudan en un tratamiento llamado “presoterapia”, terapia para mejorar los problemas de circulación en las extremidades y así disminuir las molestias musculares. Las botas llegan hasta la cintura, se inflan de aire, creando presión en las  piernas inferiores, y los jugadores le dan uso apenas se terminan los entrenamientos y partidos.

El entrenador Tite no ha perdido desde su llegada a la selección, por lo que estas botas de seguro son parte importante en el destacado rendimiento de sus dirigidos. El seleccionado tendrá que enfrentarse a Uruguay en el histórico Centenario, esperando conseguir un resultado favorable que lo mantenga en la cima de la tabla.

Foto: Infobae