Esta semana la Asociación de Clubes Femeninos de Fútbol (ACFF) se ha pronunciado reclamando el manejo de derechos de los clubes en televisión.

La ACFF, que reúne a 70 clubes, asociados, 14 de ellos juegan en la Liga Iberdrola, cuestiona a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). El motivo es que han desautorizado la venta conjunta de los derechos audiovisuales de la Liga Iberdrola iniciada por el organismo del fútbol femenino.

La ACFF se ha aferra a la resolución de la Comisión Nacional de Mercados y Competencias,  ya que los estatutos de la RFEF recogen que la Federación es la propietaria de los derechos en los torneos que ella gestiona. Sin embargo esto propone un conflicto legal.

Para concluir la ACFF ha solicitado convertirse en patronal y gestora de la Liga Iberdrola, siguiendo un modelo parecido al que hay en la Liga Nacional de Fútbol Sala, esta debe asumir responsabilidades y obligaciones relacionadas con la profesionalización del fútbol femenino”. Esta proposición, que cuenta con el apoyo de UGT y Futbolistas ON, daría una elevación del salario mínimo, que pasaría de los 14.000 euros actuales a 20.000 euros anuales.