En septiembre, antes del partido con Argentina en Mendoza, los jugadores de la selección uruguaya se le plantaron a la dirigencia de su federación, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), porque había riesgo de descartar la millonaria oferta de Nike para renovar por una suma cinco veces menor con Tenfield, dueña de la camiseta junto con Puma y propiedad de Francisco Casal. A dos meses de aquel día en el que hasta habían amenazado con renuncias, los futbolistas volvieron a plantarse con un comunicado en el que se niegan a ceder sus derechos de imagen a la AUF y a la empresa de “Paco” Casal.

A continuación el comunicado de los jugadores uruguayos: