Los jugadores de la selección venezolana no solo se enfocan en los partidos de eliminatorias, también quieren que la crisis económica y política de Venezuela se termine. Varios jugadores han hablado abiertamente del caos en su país, pero directivos de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) no están de acuerdo se mezcle la política con el fútbol.

Los problemas económicos y políticos se profundizaron este año con el presidente Nicolás Maduro. Se generaron protestas contra el Gobierno y entre abril y julio dejaron hubo más de 120 protestantes muertos.  En estos días de eliminatorias hacia Rusia 2018, los jugadores de la selección reclamaron el fin de la represión contra los manifestantes por parte del Gobierno. Nicolás Maduro vio como si tomaran partido del lado opositor.

Tomás Rincón, el capitán de la Vinotinto, y el delantero Salomón Rondón se hicieron presentes en su redes sociales por la represión a las protestas. Rondón, el 23 de junio, publicó en su cuenta de Twitter un video de la represión de fuerzas de seguridad contra los manifestantes. “Que todo el mundo vea la cruda realidad de nuestro país. No podemos dar la espalda, esto tiene que terminar ya”, exclamaba el 23 de junio. Antes, había dejado de lado la cautela política: “No merecemos lo que está pasando”, dijo.

 

Jhon Chancellor, quien juega en el Delfín de Manta, también intervino “Tengo a toda mi familia en Venezuela. Es un momento muy difícil y esperemos que pase, para tener tranquilidad y paz”.

Por otro lado, Jesús Bernardinelli, el vicepresidente de la FVF, hizo un llamado para evitar que se mezcle el fútbol y la política “Quieren politizar a la Vinotinto. Nosotros lo que estamos haciendo es deporte y tenemos que agradecerle al Gobierno su aporte, la atención que nos han dado”, señaló.

Tomado de Diario La Nación