Una empresa de seguridad y el propio Manchester United fueron el centro de las críticas este lunes después del “fiasco” que llevó a la evacuación del estadio Old Trafford tras encontrar una bomba ficticia olvidada en los baños del campo.

El incidente llevó el domingo a aplazar el partido entre los Red Devils y Bournemouth, en la 38 y última jornada de la Premier League, para el martes a las 19H00 GMT.

Mientras que el club de Bournemouth, del sur de Inglaterra, anunció que ofrecería el viaje en autobús a los aficionados que quieran asistir al encuentro, el desafortunado descuido puede costar varios millones de euros al Manchester United.

Una bomba ficticia de aspecto muy realista, olvidada en los baños de caballeros del estadio después de un ejercicio de seguridad cuatro días antes, provocó la alarma el domingo y causó la indignación del alcalde de Manchester, Tony Lloyd.

Extremadamente furioso, este lunes calificó de “fiasco” un episodio que “ha causado enormes problemas a los aficionados que han venido de tan lejos, ha hecho perder el tiempo a un gran número de policías y a los artificieros del ejército, y ha puesto en peligro muchas vidas de forma inútil”.

“Hay que saber cómo ha ocurrido esto, por qué y quién es el responsable”, insistió pidiendo a la vez una investigación minuciosa.

Por su parte, Chris Reid, el jefe de la empresa de seguridad Security Search Management and Solutions, aceptó este lunes “la responsabilidad completa” y dijo sentirse “devastado” por el error.

– ‘Éxito total’ –

El alcalde Lloyd pidió al club Manchester United dar explicaciones y criticó al servicio de seguridad del club por su lentitud en el caso.

El artefacto, descubierto 20 minutos antes del comienzo del encuentro obligó a los jugadores a refugiarse en el vestuario y a evacuar a los 75.600 espectadores. Los artificieros provocaron inmediatamente una “explosión controlada” de la bomba ficticia.

“El United debe rendir cuentas porque se trata de su reputación pero también de la seguridad del público. Fiasco es el término adecuado. Fue un desastre. Por supuesto, el United es una enorme máquina (…) pero el servicio de seguridad del club dejó pasar algo que tendría que haber encontrado”, lamentó Lloyd.

“Estoy orgulloso de la reacción del personal”, contestó el vicepresidente del Manchester United, Ed Woodward, en un nuevo comunicado publicado en la página web del club.

En respuesta al alcalde, Woodward ha elogiado la celeridad de la policía y del club por “identificar la amenaza” y evacuar al público, “un éxito total para una novedad como esta”.

“La bomba no pudo ser encontrada por nuestros perros rastreadores porque no contenía explosivos”, se defendió.

– ‘Es totalmente mi culpa’ –

El dirigente repitió que la sociedad de seguridad privada Security Manager and Solutions, olvidó la bomba ficticia después de realizar un ejercicio de simulación con perros rastreadores.

Según Woodward, la sociedad se equivocó al asegurar que había recuperado sus 13 artefactos falsos.

“Es totalmente mi culpa”, reconoció por su parte Chris Reid, el manager de la empresa.

“Asumo toda la responsabilidad. Estoy devastado por que un error en los protocolos de trabajo haya provocado tal decepción, miedo y molestia”, añadió este exoficial de Scotland Yard delante de su casa en el sureste de Londres, asediada por los medios.

La evacuación del campo empañó sin duda el gran ejercicio antiterrorista organizado la semana pasada en el barrio de Trafford.

En el marco de la misma operación, la policía ya había tenido que pedir disculpas el martes por haber hecho gritar “Allahu Akbar” a un falso asaltante durante una simulación de un ataque en un centro comercial del barrio, lamentando haber asociado de manera “explícita” el terrorismo y el islam.

© 1994-2016 Agence France-Presse

Foto: univision.com