Con un pie fuera de la selección chilena, el entrenador Jorge Sampaoli enfrentó este miércoles insultos de hinchas que repudiaron la intención del argentino de renunciar a la ‘Roja’, apenas seis meses después de ganar la Copa América, el máximo trofeo internacional alcanzado por el fútbol chileno.

La caótica llegada de Sampaoli al país -procedente de Zúrich, donde participó en la gala anual de la FIFA, donde fue nominado al mejor entrenador de 2015- se produjo tras declaraciones del timonel en la que se declaró “rehén” del fútbol chileno.

“En este ambiente ya no quiero trabajar ni vivir en el país. Nunca imaginé que en tan poco tiempo se iba a destruir la imagen de un ídolo que tanto le dio al fútbol chileno”, lanzó Sampaoli al portal chileno “Faro Deportivo”.

El director técnico salió del aeropuerto en silencio en medio de una nube de periodistas que lo rodeaban y de varios hinchas que le propinaban insultos y recriminaban su falta de agradecimiento al país.

Y es que con sus declaraciones en Zúrich tiraron a la basura las esperanzas de la nueva dirigencia de la Asociación del Fútbol Chileno (ANFP), que apostó fuerte para retener al argentino al frente del combinado.

Las nuevas autoridades intentan devolver la normalidad a un fútbol local sacudido por la escandalosa salida del expresidente Sergio Jadue.

Jadue, que partió a Estados Unidos a fines de 2015 para aceptar su culpabilidad en el esquema de corrupción de la FIFA, fue quien contrató a Sampaoli hace tres años y la anterior administración fue la encargada del nuevo contrato que amplió la cláusula de salida del argentino.

La pretensión de Sampaoli es que esa cláusula -de más de seis millones de dólares- quede sin efecto, permitiendo su salida este mismo miércoles.

La filtración de su millonario contrato y denuncias sobre irregularidades en sus cuentas bancarias que circulan en la prensa local son los motivos señalados por el argentino para justificar su salida.

Responsable de guiar a la generación dorada de Chile -con Alexis Sánchez y Arturo Vidal como estandartes- a conquistar por primera vez la Copa América, Sampaoli se apresta a dejar Chile por la puerta de atrás enfrentado a la dirigencia y parte de una hinchada que gritó con el argentino el mayor triunfo futbolístico del país.

Para las 17H00 locales (20H00 GMT) hay anunciada una conferencia de prensa en la que daría a conocer su futuro con la selección chilena.

– Futuro incierto –

Con la temporada europea a mitad de camino, las opciones de arribar a otro equipo se complican. Un contexto que no impidió al entrenador decir adiós a Chile.

“Estoy francamente decepcionado y en estas condiciones no puedo seguir dirigiendo cuando la mente la tengo puesta en otro lugar”, comentó.

Del otro lado, Chile enfrenta la incertidumbre de tener una banca vacía a dos meses del reinicio del premundial regional rumbo a Rusia-2018.

En marzo, Chile recibirá a Argentina y visitará a Venezuela, dos partidos claves para las expectativas del país que, tras un inicio perfecto con triunfos ante Brasil (2-0) y Perú (4-3), cayó en su rendimiento empatando con Colombia y soportando una goleada 3-0 ante Uruguay.

Citas mundialistas que se suman a la disputa de la Copa Centenario a mitad de 2016 en Estados Unidos, un torneo en el que La Roja saldrá a defender su título de campeón de América.

Un escenario lleno de desafíos que requerirán de un entrenador capaz de dejar atrás el descalabro que enfrenta la federación chilena, con varias causas judiciales en curso, y devolver a los jugadores la estabilidad necesaria para ir por nuevas conquistas.

El argentino Marcelo Bielsa, adorado por gran parte de la afición tras su pasaje al mando de la selección chilena (2007-2010), surge como uno de los candidatos naturales a suplir a Sampaoli.

El también argentino Eduardo Berizzo, exjugador y actual entrenador del español Celta de Vigo, es otro de los posibles candidatos, según la prensa local.