Lejos quedó aquella final perdida con Chile y la renuncia a la Selección Argentina. El mejor jugador del mundo precisaba desconectarse y por eso partió a las Bahamas con su familia y luego continuó sus vacaciones en Ibiza.

Unos días en Barcelona fueron el final de sus vacaciones, pero cuando aún le quedaba una semana, Lionel Messi decidió terminarlas para ir a la pretemporada con el Barcelona.

Con su flamante cabellera rubia, Messi se presentó en el Camp Nou, se reencontró con todos sus compañeros y viajó rumbo a Inglaterra, en donde el Barça iniciará la preparación y jugará algunos amistosos.

Fuente: Pasión Fútbol