El país azteca presentó una candidatura junto a Canadá y Estados Unidos para organizar el evento, aunque allí sólo se disputarían diez partidos.

Mexicanos, estadounidenses y canadienses se pusieron de acuerdo y ayer hicieron oficial su apuesta al primer Mundial con 48 equipos el plan de los tres países de la Concacaf consiste en organizar un Mundial en el que sesenta partidos se disputarán en Estados Unidos, incluidos todos de cuartos de final hacia adelante, diez en México y otros diez en Canadá.

Sin embargo el anuncio ya despertó polémica en dos sentidos: primero, porque México sería la sede de sólo 10 partidos y segundo porque existen quienes consideran que, aunque faltan nueve años, el país debería estar concentrado en otros asuntos, como reconstruir su economía.

En una entrevista radiofónica con Proyecto Puente, la ex campeona olímpica y actual senadora por el opositor Partido del Trabajo (PT) Ana Gabriel Guevara afirmó que con el “engaño” de la promoción se terminará endeudando al país y al final serán los ciudadanos quienes terminen pagando los gastos que se pueda generar la justa futbolística.

Mientras que Ernesto Campos, maestro en Periodismo Deportivo y autor del libro Trotaestadios, aseguró que México tiene la capacidad para realizar los 10 partidos sin que represente un gasto considerable. “Veo un panorama muy diferente al de Brasil, que hicieron estadios en zonas muy alejadas que no le gustaron a la gente… Para los 10 partidos está asegurado y la inversión sería mínima”, comentó