En el campo o en los pasillos de las instancias del fútbol, cinco fechas decisivas en la vida de Michel Platini, jugador de leyenda y candidato a la presidencia de la FIFA.

 – La humillación a Zoff –

8 de febrero de 1978. Francia e Italia se enfrentan en Nápoles en un partido de preparación para el Mundial de Argentina de ese año. El público, los periodistas, los ojeadores no conocen a Platini, de origen italiano pero que juega con Francia. Dino Zoff, legendario portero de la Nazionale, tampoco.

Dos tiros libres fueron suficiente. El primero, en el minuto 68, encontró el ángulo superior derecho de Zoff, pero fue anulado porque el arbitro no dio el pitazo para poner en juego el balón. El segundo, en el minuto 81, entró pegado al poste derecho del arquero. Platini se unió a la Juventus cuatro años después.

– La falta de Arconada –

El 27 de junio de 1984. Corría el minuto 57 en el Parque de los Príncipes de París en la final de la Euro-1984 entre Francia y España cuando Platini decantó la final del lado galo. Un tiro libre con efecto que el arquero español Luis Arconada pareció atajar pero que se le escapó para acabar entrando en la portería hispana. Francia se impuso por 2-0.

La imagen dio la vuelta al mundo. Arconada se convirtió en un símbolo de la derrota de España. Platini, entonces mejor jugador del mundo, dio a Francia su primer título internacional y terminó el torneo con nueve goles en cinco partidos. Un récord que sigue vigente.

 – La tragedia de Heysel –

El 29 de mayo de 1985. Debía ser la fiesta del fútbol en Bruselas, pero la final de la Copa de Europa entre la Juventus de Turín y el Liverpool se torno en una pesadilla cuando las vallas del vetusto estadio de Heysel no pudieron soportar la presión de los aficionados, una hora antes del comienzo. El balance fue dramático: 39 muertos y más de 450 heridos.

Aún así, el partido se disputó y Platini marcó el gol de la victoria de penal (1-0). No contiene su alegría y celebra el gol junto a sus compañeros. Una falta de contención que mancha su imagen pero que más tarde intentará explicar como un “gesto de rabia” en su autobiografía ‘Mi vida como un partido’ (1987).

– La toma de poder en la UEFA – 

28 de enero de 2007. Después de 20 años desde su retirada deportiva, Platini cambió los pantalones cortos por los trajes de tres piezas. Ha ido subiendo peldaño a peldaño (coorganizador del Mundial-1998, consejero de Joseph Blatter, al que ayudó a alcanzar la presidencia de la FIFA en 1998, vicepresidente de la Federación Francesa de Fútbol). Y consiguió la salida del sueco Lennart Johansson, tras 16 años al mando de la UEFA.

Platini será reelegido dos veces en la cabeza del organismo europeo, después de imponer su estilo y sus reformas (eliminación del G14 de los clubes más poderosos de Europa, apertura de la Liga de Campeones a otras ligas, instauración del fair-play financiero…).

– La salida de Blatter – 

28 de mayo de 2015. La tensión es elevada en Zúrich, en la víspera de la elección para la presidencia de la FIFA, que es sacudida por un enorme escándalo de corrupción.

“Escucha Sepp (Blatter), comenzamos juntos, trabajamos juntos, hoy, vengo a pedirte que dejes la FIFA, que dimitas, te vayas, porque la imagen es horrible, no podemos continuar así”. Estas palabras fueron dichas por Platini en rueda de prensa. El francés miraba de frente a Blatter.

El suizo cumplió los deseos de Platini, el 2 de junio, allanando así el camino del francés para presentar su candidatura a la presidencia de la FIFA.

Foto:  (3news.co.nz)